John Flanagan: Las ruinas de Gorlan

Здесь есть возможность читать онлайн «John Flanagan: Las ruinas de Gorlan» весь текст электронной книги совершенно бесплатно (целиком полную версию). В некоторых случаях присутствует краткое содержание. Город: Madrid, год выпуска: 2008, ISBN: 978-84-204-7303-1, издательство: Alfaguara, категория: Фэнтези / на испанском языке. Описание произведения, (предисловие) а так же отзывы посетителей доступны на портале. Библиотека «Либ Кат» — LibCat.ru создана для любителей полистать хорошую книжку и предлагает широкий выбор жанров:

любовные романы фантастика и фэнтези приключения детективы и триллеры эротика документальные научные юмористические анекдоты о бизнесе проза детские сказки о религиии новинки православные старинные про компьютеры программирование на английском домоводство поэзия

Выбрав категорию по душе Вы сможете найти действительно стоящие книги и насладиться погружением в мир воображения, прочувствовать переживания героев или узнать для себя что-то новое, совершить внутреннее открытие. Подробная информация для ознакомления по текущему запросу представлена ниже:

John Flanagan Las ruinas de Gorlan
  • Название:
    Las ruinas de Gorlan
  • Автор:
  • Издательство:
    Alfaguara
  • Жанр:
    Фэнтези / на испанском языке
  • Год:
    2008
  • Город:
    Madrid
  • Язык:
    Испанский
  • ISBN:
    978-84-204-7303-1
  • Рейтинг книги:
    5 / 5
  • Ваша оценка:
    • 100
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
  • Избранное:
    Добавить книгу в закладки

Las ruinas de Gorlan: краткое содержание, описание и аннотация

Предлагаем к чтению аннотацию, описание, краткое содержание или предисловие (зависит от того, что написал сам автор книги «Las ruinas de Gorlan»). Если вы не нашли необходимую информацию о книге — напишите в комментариях, мы постараемся отыскать её.

Will es un chico de 15 años, bajo para su edad, pero ágil y lleno de energía. Toda su vida ha querido ser guerrero para seguir los pasos de ese padre que nunca llegó a conocer. Cuando le rechazan como aprendiz en la Escuela de Combate del castillo Redmont, se hunde en la desesperación, y aún más todavía cuando le asignan como aprendiz del enigmático Halt para formar parte del Cuerpo de Montaraces. Los montaraces La gente común y corriente teme a los montaraces y cree que son brujos, que su habilidad para moverse sin ser vistos tiene algo que ver con la magia negra. Will comparte ese temor supersticioso, pero mientras su entrenamiento progresa… descubre que las cosas son distintas de como siempre pensó. Cuando se ve envuelto en una conspiración, tiene que utilizar todo el talento para salvar a su compañero y mentor y no perecer en el intento…

John Flanagan: другие книги автора


Кто написал Las ruinas de Gorlan? Узнайте фамилию, как зовут автора книги и список всех его произведений по сериям.

Las ruinas de Gorlan — читать онлайн бесплатно полную книгу (весь текст) целиком

Ниже представлен текст книги, разбитый по страницам. Система автоматического сохранения места последней прочитанной страницы, позволяет с удобством читать онлайн бесплатно книгу «Las ruinas de Gorlan», без необходимости каждый раз заново искать на чём Вы остановились. Не бойтесь закрыть страницу, как только Вы зайдёте на неё снова — увидите то же место, на котором закончили чтение.

—Muy bien, Martin. Déjalo —Martin se mostró un poco ofendido aunque se sosegó. El barón miró a Nigel, su primer escribano y oficial en temas legales, con una ceja levantada a modo de interrogante.

—Aceptable, mi señor —dijo Nigel, y añadió—: He visto alguno de los trabajos de George y lo cierto es que tiene un don para la caligrafía.

El barón pareció dudar.

—Si bien no es el más contundente de los oradores, ¿no, maestro escribano? Eso podría ser un problema si alguna vez tiene que ofrecer consejo legal en el futuro.

Nigel minimizó la objeción.

—Le prometo, mi señor, que con el entrenamiento apropiado ese tipo de cosas no representa ningún problema. Ningún problema en absoluto, mi señor.

El maestro escribano juntó las manos en el interior de las anchas mangas de la túnica que vestía, similar al hábito de un monje, mientras se metía entusiasmado en su terreno.

—Recuerdo a un chico que se unió a nosotros hará unos siete años, bastante parecido al muchacho que tenemos aquí, de hecho. Tenía esa misma costumbre de hablarle al cuello de su camisa, pero enseguida le enseñamos a superarlo. Algunos de nuestros más renuentes oradores han llegado a desarrollar una elocuencia absoluta, mi señor, elocuencia absoluta.

El barón inspiró para hacer un comentario, pero Nigel continuó con su discurso.

—Le puede llegar a sorprender incluso oír que, cuando era un muchacho, yo mismo sufrí el tartamudeo nervioso más terrible. Absolutamente terrible, mi señor. Apenas si podía decir dos palabras seguidas.

—Lo cual veo que ya no es un problema —consiguió terciar con sequedad el barón, y Nigel sonrió aceptándolo.

Le hizo una reverencia.

—Exactamente, mi señor. Pronto ayudaremos al joven George a superar su timidez. Nada como la agitación y el jaleo de la Escuela de Escribanos para eso. Absolutamente.

El barón sonrió a su pesar. La Escuela de Escribanos era un lugar de estudio donde rara vez, si acaso, se levantaba la voz y donde imperaba el debate lógico y razonado. Personalmente, en sus visitas a aquel sitio, lo había encontrado aburrido en extremo. No era capaz de imaginarse nada con una atmósfera de menos agitación y jaleo.

—Le tomaré la palabra al respecto —replicó, y después le dijo a George—: Muy bien, George, petición concedida. Preséntate mañana en la Escuela de Escribanos.

George arrastró los pies con torpeza.

—Sshhs-guissh-shsuis —dijo, y el barón se volvió a inclinar hacia delante, frunciendo el ceño mientras intentaba descifrar las palabras en tono grave.

—¿Qué ha sido eso? —preguntó

George por fin miró hacia arriba y consiguió susurrar:

—Gracias, mi señor.

Arrastró apresuradamente los pies de vuelta al relativo anonimato de la fila.

—Ah —dijo el barón recuperando un poco su posición—, no es nada. Y el siguiente ahora es…

Jenny ya estaba dando un paso al frente. Rubia y guapa, era también, había que admitirlo, un poco gordita. Pero ese aspecto le iba bien, y en cualquiera de los actos sociales del castillo era una de las parejas de baile más solicitadas por los muchachos, tanto los compañeros de su edad como los hijos del personal del castillo.

—¡Maestro Chubb, señor! —dijo ella al tiempo que avanzaba hasta el borde del escritorio del barón. Éste observó la cara redonda, vio la emoción brillar en los ojos azules y no pudo evitar sonreírle.

—¿Qué pasa con él? —preguntó con amabilidad, y ella dudó al percatarse de que, en su entusiasmo, había violado el protocolo de la Elección.

—¡Oh! Disculpe, señor… mi… barón… su señoría —improvisó precipitadamente, dejándose llevar por su lengua, mientras destrozaba la forma correcta del discurso.

—¡Mi señor! —le apuntó Martin.

El barón le miró con las cejas arqueadas.

—¿Sí, Martin? —dijo—. ¿Qué pasa?

Martin tuvo la gentileza de parecer avergonzado. Sabía que su señor estaba malinterpretando intencionadamente su interrupción. Respiró hondo y dijo en tono de disculpa:

—Yo… tan sólo deseaba informarle de que el nombre de la candidata es Jennifer Dalby, señor.

El barón asintió y Martin, leal sirviente del fornido barbudo, vio una mirada de aprobación en los ojos de su señor.

—Gracias, Martin. Bien, Jennifer Dalby…

—Jenny, señor —dijo la irrefrenable muchacha, y él se encogió de hombros con resignación.

—Jenny, pues. Supongo que estás solicitando ser aprendiza del maestro Chubb, ¿no?

—¡Oh, sí, señor, por favor! —replicó Jenny sin aliento, a la vez que dedicaba una mirada de adoración al corpulento cocinero pelirrojo.

Chubb frunció el ceño pensativo y la contempló.

—Mmm… Podría ser, podría ser —masculló mientras caminaba hacia delante y hacia atrás frente a ella, que le sonrió de manera encantadora. Pero Chubb se encontraba fuera del alcance de tales tretas femeninas.

—Trabajaré duro, señor —le dijo de todo corazón.

—¡Sé que lo harás! —le contestó con cierto temple—. Me aseguraré de ello. Déjame decirte que en mi cocina no se holgazanea ni se hace el vago.

Con el temor de que su oportunidad pudiera estar escapándose, Jenny jugó su baza.

—Tengo el tipo adecuado para ello —dijo.

Chubb debió admitir que estaba bien rellenita. Arald tuvo que ocultar una sonrisa, no por primera vez esa mañana.

—En eso tiene razón, Chubb —indicó, y el cocinero se giró en su dirección aceptándolo.

—El tipo es importante, señor. Todos los grandes cocineros tienden a estar… rellenitos —se volvió hacia la chica, aún considerándolo. A todos los demás les había ido muy bien aceptando a sus aprendices en un abrir y cerrar de ojos, pensaba. Pero cocinar era algo especial—. Cuéntame —dijo a la ansiosa muchacha—, ¿qué harías con un pastel de pavo?

Jenny le dedicó una sonrisa deslumbrante.

—Comérmelo —respondió de inmediato.

Chubb la golpeó en la cabeza con el cucharón que llevaba.

—Quiero decir que cómo lo cocinarías —preguntó.

Jenny dudó, ordenó sus pensamientos y a continuación se zambulló en una extensa descripción técnica sobre cómo elaboraría ella tal obra maestra. Los otros cuatro pupilos, el barón, sus maestros y Martin escuchaban algo intimidados, sin la menor comprensión de lo que ella decía. Chubb, sin embargo, asintió varias veces conforme ella hablaba, e interrumpió en el instante en que detallaba cómo estirar la masa.

—¿Nueve veces, dices? —preguntó con curiosidad, y Jenny asintió, segura de dónde pisaba.

—Mi madre siempre decía: «Ocho veces para conseguir el hojaldre y una más por amor» —le respondió. Chubb asintió pensativo.

—Interesante, interesante —dijo él, y después, levantando la vista hacia el barón, asintió—. La tomaré, mi señor.

—Qué sorpresa —dijo gentilmente el barón, y después añadió—: Muy bien, preséntate en las cocinas por la mañana, Jennifer.

—Jenny, señor —le corrigió de nuevo la muchacha con una sonrisa que iluminaba la estancia.

El barón Arald sonrió. Miró al pequeño grupo ante sí.

—Y esto nos deja con un candidato más.

Echó un vistazo a su lista y levantó la mirada en busca de los angustiados ojos de Will, con un gesto de ánimo.

Will dio un paso al frente, tan nervioso que la garganta se le secó de repente de forma que su voz surgió casi en un susurro.

Читать дальше

Похожие книги на «Las ruinas de Gorlan»

Представляем Вашему вниманию похожие книги на «Las ruinas de Gorlan» списком для выбора. Мы отобрали схожую по названию и смыслу литературу в надежде предоставить читателям больше вариантов отыскать новые, интересные, ещё не прочитанные произведения.


libclub.ru: книга без обложки
libclub.ru: книга без обложки
Cecilia Ahern
Jillian Hunter: Perverso como el pecado
Perverso como el pecado
Jillian Hunter
Stephanie Laurens: La Dama Elegida
La Dama Elegida
Stephanie Laurens
Jennifer Greene: Ola de Calor
Ola de Calor
Jennifer Greene
Rachel Gibson: Daisy Vuelve A Casa
Daisy Vuelve A Casa
Rachel Gibson
Отзывы о книге «Las ruinas de Gorlan»

Обсуждение, отзывы о книге «Las ruinas de Gorlan» и просто собственные мнения читателей. Оставьте ваши комментарии, напишите, что Вы думаете о произведении, его смысле или главных героях. Укажите что конкретно понравилось, а что нет, и почему Вы так считаете.