John Flanagan: Las ruinas de Gorlan

Здесь есть возможность читать онлайн «John Flanagan: Las ruinas de Gorlan» весь текст электронной книги совершенно бесплатно (целиком полную версию). В некоторых случаях присутствует краткое содержание. Город: Madrid, год выпуска: 2008, ISBN: 978-84-204-7303-1, издательство: Alfaguara, категория: Фэнтези / на испанском языке. Описание произведения, (предисловие) а так же отзывы посетителей доступны на портале. Библиотека «Либ Кат» — LibCat.ru создана для любителей полистать хорошую книжку и предлагает широкий выбор жанров:

любовные романы фантастика и фэнтези приключения детективы и триллеры эротика документальные научные юмористические анекдоты о бизнесе проза детские сказки о религиии новинки православные старинные про компьютеры программирование на английском домоводство поэзия

Выбрав категорию по душе Вы сможете найти действительно стоящие книги и насладиться погружением в мир воображения, прочувствовать переживания героев или узнать для себя что-то новое, совершить внутреннее открытие. Подробная информация для ознакомления по текущему запросу представлена ниже:

John Flanagan Las ruinas de Gorlan
  • Название:
    Las ruinas de Gorlan
  • Автор:
  • Издательство:
    Alfaguara
  • Жанр:
    Фэнтези / на испанском языке
  • Год:
    2008
  • Город:
    Madrid
  • Язык:
    Испанский
  • ISBN:
    978-84-204-7303-1
  • Рейтинг книги:
    5 / 5
  • Ваша оценка:
    • 100
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
  • Избранное:
    Добавить книгу в закладки

Las ruinas de Gorlan: краткое содержание, описание и аннотация

Предлагаем к чтению аннотацию, описание, краткое содержание или предисловие (зависит от того, что написал сам автор книги «Las ruinas de Gorlan»). Если вы не нашли необходимую информацию о книге — напишите в комментариях, мы постараемся отыскать её.

Will es un chico de 15 años, bajo para su edad, pero ágil y lleno de energía. Toda su vida ha querido ser guerrero para seguir los pasos de ese padre que nunca llegó a conocer. Cuando le rechazan como aprendiz en la Escuela de Combate del castillo Redmont, se hunde en la desesperación, y aún más todavía cuando le asignan como aprendiz del enigmático Halt para formar parte del Cuerpo de Montaraces. Los montaraces La gente común y corriente teme a los montaraces y cree que son brujos, que su habilidad para moverse sin ser vistos tiene algo que ver con la magia negra. Will comparte ese temor supersticioso, pero mientras su entrenamiento progresa… descubre que las cosas son distintas de como siempre pensó. Cuando se ve envuelto en una conspiración, tiene que utilizar todo el talento para salvar a su compañero y mentor y no perecer en el intento…

John Flanagan: другие книги автора


Кто написал Las ruinas de Gorlan? Узнайте фамилию, как зовут автора книги и список всех его произведений по сериям.

Las ruinas de Gorlan — читать онлайн бесплатно полную книгу (весь текст) целиком

Ниже представлен текст книги, разбитый по страницам. Система автоматического сохранения места последней прочитанной страницы, позволяет с удобством читать онлайн бесплатно книгу «Las ruinas de Gorlan», без необходимости каждый раз заново искать на чём Вы остановились. Не бойтесь закрыть страницу, как только Вы зайдёте на неё снова — увидите то же место, на котором закончили чтение.

—¡Vamos ya! ¡Id en fila, id en fila! —Martin parecía estar disfrutando de su momento de autoridad.

El grupo se puso en fila lentamente y los estudió, al tiempo que hacía una mueca de desaprobación.

—¡Por estatura! ¡El más alto aquí! —e indicó el extremo en que quería que se pusiera el más alto de los cinco.

Poco a poco el grupo se recompuso. Horace, por supuesto, era el más alto. Alyss ocupó su sitio tras él. Después George, media cabeza más bajo que ella y tan delgado que daba pena. Se colocó en su habitual postura encorvada. Will y Jenny dudaron. Jenny sonrió a Will y le hizo un gesto para que se situara antes que ella, aunque probablemente era un pelín más alta que él. Típico de Jenny. Sabía cuántas vueltas le daba él al hecho de ser el más bajo de todos los pupilos del castillo. Cuando Will se puso en la fila, la voz de Martin le detuvo.

—¡Tú no! La siguiente es la chica.

Jenny se encogió de hombros disculpándose y se colocó en el lugar que Martin había indicado. Will ocupó el último lugar en la fila deseando que Martin no hubiera hecho tan llamativa su falta de estatura.

—¡Venga! ¡Arreglaos, arreglaos! Veamos cómo os ponéis firmes —continuó Martin, para detenerse cuando una voz profunda le interrumpió.

—No creo que eso sea absolutamente necesario, Martin.

Era el barón Arald, que había entrado inadvertidamente por una puerta más pequeña tras su escritorio macizo. Ahora era Martin quien se había puesto en lo que él consideraría una posición de firmes, con los huesudos codos separados de los costados, los talones juntos a la fuerza de manera que sus piernas inequívocamente arqueadas quedaban muy separadas por las rodillas, y la cabeza echada hacia atrás.

El barón Arald miró al cielo. A veces, el fervor de su secretario en estas ocasiones podía ser abrumador. El barón era un hombre grande, ancho de hombros y cintura y muy musculoso, como correspondía a un caballero del reino. Era bien sabido, sin embargo, el aprecio del barón Arald por la comida y la bebida, así que su considerable mole no era totalmente atribuible al músculo.

Tenía una corta barba negra, arreglada con esmero, que, como su cabello, comenzaba a mostrar las trazas grisáceas acordes con sus cuarenta y dos años. Poseía una mandíbula prominente, una nariz larga y unos penetrantes ojos oscuros bajo las pobladas cejas. Era una cara poderosa pero no desagradable, pensó Will. Había un sorprendente atisbo de humor en esos ojos oscuros. Ya lo había notado antes, en las infrecuentes ocasiones en que Arald visitaba las dependencias de los pupilos para ver cómo avanzaban sus clases y la evolución de cada uno.

—¡Señor! —dijo Martin a todo volumen, propiciando que el barón se estremeciera ligeramente—. ¡Hemos reunido a los candidatos!

—Ya lo veo —replicó el barón con paciencia—. ¿Tendría usted quizás la bondad de pedir también a los maestros que participen?

—¡Señor! —respondió Martin intentando hacer sonar sus talones al chocar.

Como llevaba un calzado de cuero blando flexible, el intento estaba condenado al fracaso. Todo codos y rodillas, marchó en dirección a la puerta principal del estudio. A Will le recordó a un gallo. Cuando Martin posó su mano en el pomo de la puerta, el barón le detuvo una vez más.

—¿Martin? —dijo en voz baja. Continuó en el mismo tono, a la vez que el secretario se giraba y le dirigía una mirada inquisitiva—: Pídaselo. No les grite. A los maestros no les gusta.

—Sí, señor —dijo Martin con apariencia algo desinflada. Abrió la puerta y, haciendo un esfuerzo evidente por hablar en un tono más bajo, añadió—: Maestros, el barón ya está listo.

Los responsables de la Escuela de Oficios entraron en la estancia sin ningún orden de prioridad. Como grupo, se admiraban y respetaban unos a otros y rara vez procedían de forma estrictamente ceremonial. Sir Rodney, responsable de la Escuela de Combate, entró el primero. Alto y ancho de hombros como el barón, llevaba el traje de campaña normal de camisa de cota de malla bajo una sobrevesta blanca blasonada con su propio escudo, una cabeza de lobo escarlata. Se había ganado aquel escudo en su juventud, combatiendo a los navíos de los saqueadores del mar de Skandia, que constantemente hostigaban la costa este del reino. Portaba un cinto y una espada, por supuesto. Ningún caballero se mostraría en público sin una. Era más o menos de la edad del barón, con ojos azules y una cara muy bien parecida de no haber sido por la nariz destrozada. Lucía un inmenso bigote pero, al contrario que el barón, no llevaba barba.

Detrás entró Ulf, el maestro de doma, responsable del cuidado y entrenamiento de los poderosos caballos de combate del castillo. Tenía unos vivos ojos marrones, fuertes antebrazos musculosos y muñecas sólidas. Vestía un sencillo chaleco de cuero sobre una camisa de lana y calzas. Las botas altas de montar de cuero flexible le llegaban por encima de las rodillas.

Lady Pauline siguió a Ulf. Delgada, de pelo cano y elegante, había sido una gran belleza en su juventud y aún conservaba la gracia y el estilo para hacer que los hombres se volvieran. Lady Pauline, a quien se le había concedido el título por derecho propio debido a su trabajo en la política exterior del reino, dirigía el Servicio Diplomático de Redmont. El barón Arald tenía sus habilidades en alta estima y ella era uno de sus confidentes y consejeros cercanos. Arald solía decir que las chicas eran los mejores reclutas para el Servicio Diplomático. Tendían a ser más sutiles que los chicos, atraídos de forma natural hacia la Escuela de Combate. Y mientras que los chicos veían los medios físicos como el modo de solucionar los problemas, se podía confiar en que las chicas utilizarían su ingenio.

Quizás se tratase sólo de algo natural el que Nigel, maestro escribano, siguiera muy de cerca a lady Pauline. Habían estado discutiendo algunos temas de interés mutuo mientras esperaban a que Martin los convocara. Nigel y lady Pauline eran amigos íntimos y compañeros de trabajo. Eran los escribanos entrenados por Nigel quienes preparaban los documentos oficiales y comunicados que tan a menudo enviaban los diplomáticos de lady Pauline. Él también asesoraba sobre la formulación precisa de aquellos documentos ya que contaba con una extensa experiencia en asuntos legales. Nigel era un hombre bajo y enjuto con un rostro vivo, curioso, que a Will le recordaba a un hurón. Su pelo era de un negro brillante; sus facciones, delgadas; y sus ojos oscuros nunca dejaban de recorrer la estancia.

El maestro Chubb, primer chef, entró en último lugar. Como era inevitable, se trataba de un hombre gordo, barrigón, ataviado con una blanca chaqueta de cocinero y un gorro alto. Era célebre su terrible carácter, capaz de inflamarse tan rápido como el aceite derramado en el fuego, y la mayoría de los pupilos le trataba con una precaución considerable. De cara rubicunda y pelo rojizo en rápido retroceso, el maestro Chubb llevaba un cucharón de madera dondequiera que fuese. Era un bastón de mando no oficial. También lo empleaba a menudo como arma ofensiva, que aterrizaba con un crujido sonoro sobre las cabezas de los aprendices de cocina descuidados, olvidadizos o lentos. Única entre los pupilos, Jennifer veía a Chubb como algo parecido a un héroe.

Había confesado su intención de trabajar para él y aprender sus habilidades, con o sin cucharón de madera.

Había otros maestros, por supuesto. El maestro armero y el herrero eran dos de ellos. Pero hoy sólo se presentarían aquellos que tuvieran plazas vacantes para nuevos aprendices en ese momento.

Читать дальше

Похожие книги на «Las ruinas de Gorlan»

Представляем Вашему вниманию похожие книги на «Las ruinas de Gorlan» списком для выбора. Мы отобрали схожую по названию и смыслу литературу в надежде предоставить читателям больше вариантов отыскать новые, интересные, ещё не прочитанные произведения.


libclub.ru: книга без обложки
libclub.ru: книга без обложки
Cecilia Ahern
Jillian Hunter: Perverso como el pecado
Perverso como el pecado
Jillian Hunter
Stephanie Laurens: La Dama Elegida
La Dama Elegida
Stephanie Laurens
Jennifer Greene: Ola de Calor
Ola de Calor
Jennifer Greene
Rachel Gibson: Daisy Vuelve A Casa
Daisy Vuelve A Casa
Rachel Gibson
Отзывы о книге «Las ruinas de Gorlan»

Обсуждение, отзывы о книге «Las ruinas de Gorlan» и просто собственные мнения читателей. Оставьте ваши комментарии, напишите, что Вы думаете о произведении, его смысле или главных героях. Укажите что конкретно понравилось, а что нет, и почему Вы так считаете.