John Flanagan: Las ruinas de Gorlan

Здесь есть возможность читать онлайн «John Flanagan: Las ruinas de Gorlan» весь текст электронной книги совершенно бесплатно (целиком полную версию). В некоторых случаях присутствует краткое содержание. Город: Madrid, год выпуска: 2008, ISBN: 978-84-204-7303-1, издательство: Alfaguara, категория: Фэнтези / на испанском языке. Описание произведения, (предисловие) а так же отзывы посетителей доступны на портале. Библиотека «Либ Кат» — LibCat.ru создана для любителей полистать хорошую книжку и предлагает широкий выбор жанров:

любовные романы фантастика и фэнтези приключения детективы и триллеры эротика документальные научные юмористические анекдоты о бизнесе проза детские сказки о религиии новинки православные старинные про компьютеры программирование на английском домоводство поэзия

Выбрав категорию по душе Вы сможете найти действительно стоящие книги и насладиться погружением в мир воображения, прочувствовать переживания героев или узнать для себя что-то новое, совершить внутреннее открытие. Подробная информация для ознакомления по текущему запросу представлена ниже:

John Flanagan Las ruinas de Gorlan
  • Название:
    Las ruinas de Gorlan
  • Автор:
  • Издательство:
    Alfaguara
  • Жанр:
    Фэнтези / на испанском языке
  • Год:
    2008
  • Город:
    Madrid
  • Язык:
    Испанский
  • ISBN:
    978-84-204-7303-1
  • Рейтинг книги:
    5 / 5
  • Ваша оценка:
    • 100
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
  • Избранное:
    Добавить книгу в закладки

Las ruinas de Gorlan: краткое содержание, описание и аннотация

Предлагаем к чтению аннотацию, описание, краткое содержание или предисловие (зависит от того, что написал сам автор книги «Las ruinas de Gorlan»). Если вы не нашли необходимую информацию о книге — напишите в комментариях, мы постараемся отыскать её.

Will es un chico de 15 años, bajo para su edad, pero ágil y lleno de energía. Toda su vida ha querido ser guerrero para seguir los pasos de ese padre que nunca llegó a conocer. Cuando le rechazan como aprendiz en la Escuela de Combate del castillo Redmont, se hunde en la desesperación, y aún más todavía cuando le asignan como aprendiz del enigmático Halt para formar parte del Cuerpo de Montaraces. Los montaraces La gente común y corriente teme a los montaraces y cree que son brujos, que su habilidad para moverse sin ser vistos tiene algo que ver con la magia negra. Will comparte ese temor supersticioso, pero mientras su entrenamiento progresa… descubre que las cosas son distintas de como siempre pensó. Cuando se ve envuelto en una conspiración, tiene que utilizar todo el talento para salvar a su compañero y mentor y no perecer en el intento…

John Flanagan: другие книги автора


Кто написал Las ruinas de Gorlan? Узнайте фамилию, как зовут автора книги и список всех его произведений по сериям.

Las ruinas de Gorlan — читать онлайн бесплатно полную книгу (весь текст) целиком

Ниже представлен текст книги, разбитый по страницам. Система автоматического сохранения места последней прочитанной страницы, позволяет с удобством читать онлайн бесплатно книгу «Las ruinas de Gorlan», без необходимости каждый раз заново искать на чём Вы остановились. Не бойтесь закрыть страницу, как только Вы зайдёте на неё снова — увидите то же место, на котором закончили чтение.

—No estoy nervioso —dijo Will rápidamente al darse cuenta de que Horace había levantado la mirada, listo para hacer un comentario sarcástico.

George asintió varias veces, considerando la afirmación de Will.

—Por otro lado —añadió—, en realidad un poco de nerviosismo puede mejorar el rendimiento. Puede elevar tu percepción y agudizar tus reacciones. Así que el hecho de que estés preocupado, si en realidad lo estás, no es necesariamente, de por sí, algo por lo que preocuparse, por así decirlo.

A pesar de la falta de ganas, Will esbozó una sonrisa irónica. Sabía que George poseía un talento innato para el mundo de las leyes. Sería, casi con certeza, la elección del maestro escribano a la mañana siguiente. Quizás, pensó Will, aquél era el meollo de su propio problema. Él era el único de los cinco compañeros que sentía algún temor sobre la Elección, que tendría lugar en doce horas.

—¡Debería estar nervioso! —se burló Horace—. Después de todo, ¿qué maestro le va a querer como aprendiz?

—Estoy segura de que todos estamos nerviosos —dijo Alyss. Dirigió una de sus extrañas sonrisas a Will—. Seríamos estúpidos si no lo estuviéramos.

—¡Bueno, yo no lo estoy! —dijo Horace, poniéndose rojo al tiempo que Alyss levantaba una ceja y Jenny soltaba una risita.

Era típico de Alyss, pensó Will. Sabía que a la esbelta y elegante muchacha ya le habían prometido una plaza de aprendiza con lady Pauline, responsable del Servicio Diplomático del castillo de Redmont. Su forma de fingir que estaba nerviosa por el día siguiente y su tacto al no mencionar la pifia de Horace mostraban que ya era una diplomática de cierta habilidad.

Jenny, por supuesto, se dirigiría de inmediato a las cocinas del castillo, dominio del maestro Chubb, primer chef de Redmont. Era un hombre reconocido en todo el reino por los banquetes que se servían en el enorme comedor del castillo. A Jenny le encantaban la comida y cocinar, y su naturaleza de trato fácil y su infalible buen humor harían de ella un miembro inestimable del personal en la agitación de las cocinas del castillo.

La elección de Horace sería la Escuela de Combate. Will observó entonces a su compañero, que atacaba hambriento el pavo asado con jamón y patatas con el que había colmado su plato. Horace era grande para su edad y atleta de nacimiento. Las probabilidades de que le rechazaran eran prácticamente inexistentes. Era justo el tipo de recluta que sir Rodney buscaba en sus guerreros aprendices: fuerte, atlético, en forma. Y, pensó Will con una pizca de amargura, no muy brillante. La Escuela de Combate era la senda hacia la condición de caballero para chicos como Horace, nacidos plebeyos pero con la capacidad física necesaria para servir como caballeros del reino.

Y que daba Will. ¿Cuál sería su elección? Más importante aún, como apuntó Horace, ¿qué maestro de oficios le aceptaría como aprendiz?

El día de la Elección era el momento fundamental en la vida de los pupilos del castillo. Se trataba de niños huérfanos educados gracias a la generosidad del barón Arald, señor del feudo de Redmont. En la mayoría de los casos, sus padres habían muerto al servicio del feudo y el barón tomó como su responsabilidad el cuidado y la educación de los hijos de sus antiguos súbditos y el darles la oportunidad de mejorar su situación en la vida siempre que fuera posible.

El día de la Elección daba esa oportunidad.

Cada año, los pupilos del castillo que rondaban los quince podían solicitar ser aprendices de los maestros de los diversos oficios que atendían el castillo y a su gente. Normalmente se seleccionaba a los aprendices en función de la ocupación o la influencia de sus padres sobre los maestros. Los pupilos no solían tener tal influencia y ésta era su oportunidad de labrarse su propio futuro.

Aquellos que no fueran elegidos o para quienes no fuera posible encontrar una vacante serían asignados a familias granjeras del pueblo cercano como mano de obra para cultivar las cosechas y criar los animales con que se alimentaban los habitantes del castillo. Will sabía que algo así era poco frecuente. El barón y sus maestros se esforzaban mucho en encajar a los pupilos en uno u otro oficio. Pero podía ocurrir y era un destino que temía más que a cualquier otra cosa.

Horace llamó su atención y le brindó una sonrisa de suficiencia.

—¿Todavía piensas en solicitar la Escuela de Combate, Will? —preguntó con la boca llena de pavo y patatas—. Entonces mejor come algo. Te va a hacer falta coger unas pocas fuerzas.

Soltó una risotada y Will lo fulminó con la mirada. Algunas semanas atrás, Horace oyó cómo Will le confiaba a Alyss que tenía unas ganas desesperadas de ser elegido para la Escuela de Combate, y desde ese momento le hizo la vida imposible, asegurando cada vez que se le presentaba la ocasión que la complexión delgada de Will era por completo inapropiada para los rigores del entrenamiento de la Escuela de Combate.

El hecho de que con toda probabilidad Horace tuviera razón no hacía sino empeorar las cosas. Mientras que éste era alto y musculoso, Will era bajo y flaco. Era ágil, rápido y sorprendía su fuerza, pero simplemente no tenía el tamaño que sabía que se requería a los aprendices de la Escuela de Combate. Durante los últimos años había confiado contra todo pronóstico en poder dar lo que la gente llamaba el «estirón» antes de que llegase el día de la Elección. Pero aquello nunca sucedió y ahora ese día ya estaba a la vuelta de la esquina.

Como Will no dijo nada, Horace sintió que sus palabras habían hecho blanco. Esto era una rareza en su turbulenta relación. Durante los últimos años Will y él habían chocado en repetidas ocasiones. Al ser el más fuerte de los dos, Horace solía vencer a Will, aunque muy ocasionalmente la agilidad y velocidad de éste le permitían dar una patada por sorpresa o un puñetazo y escapar antes de que Horace pudiese atraparle.

Pero aunque Horace por lo general se llevaba la mejor parte en sus enfrentamientos físicos, para él era raro ganar uno de sus encuentros verbales. El ingenio de Will era tan ágil como todo él y casi siempre se las apañaba para tener la última palabra. De hecho, esta tendencia era la que solía generar los problemas entre ambos: Will aún debía aprender que tener la última palabra no siempre era una buena idea. Horace había decidido ahora hacer más grande su ventaja.

—Necesitas músculos para entrar en la Escuela de Combate, Will. Músculos de verdad —dijo al tiempo que miraba a los demás alrededor de la mesa para ver si alguien estaba en desacuerdo.

El resto de los pupilos, incómodos ante la creciente tensión entre los dos muchachos, se concentró en sus platos.

—Entre las orejas, especialmente —replicó Will, y, por desgracia, Jenny no pudo evitar una risita.

La cara de Horace enrojeció y comenzó a levantarse de su asiento. Pero Will era más rápido y ya estaba en la puerta antes de que Horace se librara de su silla. Se contentó con lanzar un insulto final ante su compañero en retirada.

—¡Eso es! ¡Huye, Will No-sé-qué! ¡Eres un desconocido y nadie te va a querer como aprendiz!

Fuera, desde la antesala, Will escuchó la pulla de despedida y sintió cómo la sangre le sonrojaba las mejillas. Era la burla que más odiaba, aunque había intentado evitar que Horace lo supiera pues sentía que en tal caso le estaría dando un arma al grandullón.

Lo cierto es que nadie conocía el apellido de Will. Nadie sabía quiénes habían sido sus padres. Al contrario que sus compañeros, que ya vivían en el feudo antes de la muerte de sus padres y de cuyas familias se conocía la historia, Will surgió prácticamente de la nada, como un bebé recién nacido. Le habían encontrado envuelto en una pequeña manta dentro de un canasto en las escaleras del edificio de los pupilos, la Sala, quince años atrás. Una nota acompañaba la manta; tan sólo decía:

Читать дальше

Похожие книги на «Las ruinas de Gorlan»

Представляем Вашему вниманию похожие книги на «Las ruinas de Gorlan» списком для выбора. Мы отобрали схожую по названию и смыслу литературу в надежде предоставить читателям больше вариантов отыскать новые, интересные, ещё не прочитанные произведения.


libclub.ru: книга без обложки
libclub.ru: книга без обложки
Cecilia Ahern
Jillian Hunter: Perverso como el pecado
Perverso como el pecado
Jillian Hunter
Stephanie Laurens: La Dama Elegida
La Dama Elegida
Stephanie Laurens
Jennifer Greene: Ola de Calor
Ola de Calor
Jennifer Greene
Rachel Gibson: Daisy Vuelve A Casa
Daisy Vuelve A Casa
Rachel Gibson
Отзывы о книге «Las ruinas de Gorlan»

Обсуждение, отзывы о книге «Las ruinas de Gorlan» и просто собственные мнения читателей. Оставьте ваши комментарии, напишите, что Вы думаете о произведении, его смысле или главных героях. Укажите что конкретно понравилось, а что нет, и почему Вы так считаете.