Robert Silverberg: El laberinto de Majipur

Здесь есть возможность читать онлайн «Robert Silverberg: El laberinto de Majipur» весь текст электронной книги совершенно бесплатно (целиком полную версию). В некоторых случаях присутствует краткое содержание. Город: Mallorca, год выпуска: 1986, ISBN: 84-7386-488-3, издательство: Ultramar, категория: Фэнтези / на испанском языке. Описание произведения, (предисловие) а так же отзывы посетителей доступны на портале. Библиотека «Либ Кат» — LibCat.ru создана для любителей полистать хорошую книжку и предлагает широкий выбор жанров:

любовные романы фантастика и фэнтези приключения детективы и триллеры эротика документальные научные юмористические анекдоты о бизнесе проза детские сказки о религиии новинки православные старинные про компьютеры программирование на английском домоводство поэзия

Выбрав категорию по душе Вы сможете найти действительно стоящие книги и насладиться погружением в мир воображения, прочувствовать переживания героев или узнать для себя что-то новое, совершить внутреннее открытие. Подробная информация для ознакомления по текущему запросу представлена ниже:

libcat.ru: книга без обложки
  • Название:
    El laberinto de Majipur
  • Автор:
  • Издательство:
    Ultramar
  • Жанр:
    Фэнтези / на испанском языке
  • Год:
    1986
  • Город:
    Mallorca
  • Язык:
    Испанский
  • ISBN:
    84-7386-488-3
  • Рейтинг книги:
    3 / 5
  • Ваша оценка:
    • 60
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
  • Избранное:
    Добавить книгу в закладки

El laberinto de Majipur: краткое содержание, описание и аннотация

Предлагаем к чтению аннотацию, описание, краткое содержание или предисловие (зависит от того, что написал сам автор книги «El laberinto de Majipur»). Если вы не нашли необходимую информацию о книге — напишите в комментариях, мы постараемся отыскать её.

“Lord Valentine’s Castle” fue publicada fraccionada en dos volúmenes en esta colección, “El Castillo de Lord Valentine” y “El Laberinto de Majipur”, si bien el editor las presentó como dos novelas independientes. El lector de “El castillo de Lord Valentine” dejó al protagonista convencido ya de su verdadera identidad: él era la Corona de Majipur aunque ni su cara ni su cuerpo fueran los que había tenido como tal. Decidido a recobrar el trono, el aventajado aprendiz de malabarista debe llegar al Monte del Castillo, montaña gigantesca salpicada de ciudades inmensas en cuya cima reina el impostor Barjacid. Pero el camino hacia el Castillo es un laberinto plagado de peligros. Valentine tendrá que convencer primero a su madre, La Dama de la Isla y del Sueño, y para ello deberá merecer ese honor, como cualquier peregrino que acude a la Isla, escalando Terraza tras Terraza. Y antes de llegar al castillo, Valentine habrá de pasar por la prueba más peligrosa: el verdadero Laberinto de Majipur, un mundo subterráneo de tortuosas cavernas donde casi nadie ha visto el sol y donde reside el Pontífice rodeado de su impresionante burocracia. Escenarios, personajes y monstruos fabulosos como los dragones marinos de hasta cien metros de longitud son los ingredientes principales de esta segunda parte de “El Castillo de Lord Valentine” al igual que lo eran en la primera, conformando eses mundo fantástico que tan merecida fama ha dado su creador, Robert Silverberg.

Robert Silverberg: другие книги автора


Кто написал El laberinto de Majipur? Узнайте фамилию, как зовут автора книги и список всех его произведений по сериям.

El laberinto de Majipur — читать онлайн бесплатно полную книгу (весь текст) целиком

Ниже представлен текст книги, разбитый по страницам. Система автоматического сохранения места последней прочитанной страницы, позволяет с удобством читать онлайн бесплатно книгу «El laberinto de Majipur», без необходимости каждый раз заново искать на чём Вы остановились. Не бойтесь закрыть страницу, как только Вы зайдёте на неё снова — увидите то же место, на котором закончили чтение.

Robert Silverberg

El laberinto de Majipur

A David Hartwell, Page Cuddy, John Bush — que empujaron con mucha suavidad.

NOTA DE AGRADECIMIENTO

Por el asesoramiento recibido en los aspectos técnicos del malabarismo que aparecen en esta novela, estoy en deuda con Catherine Crowell de San Francisco y con esos extraordinarios actores que son los Flying Karamazov Brothers, que tal vez hasta este momento desconozcan cuánta ayuda me prestaron. No obstante, los conceptos teóricos prácticos del malabarismo expuesto en la novela son esencialmente de mi invención, en especial los que conciernen a la capacidad de malabaristas de cuatro brazos, y ni la señora Crowell ni los hermanos Karamazov son responsables de las improbabilidades o imposibilidades que existan en estas páginas.

Marta Randall ofreció inestimable colaboración en otros aspectos de la redacción de este libro. Entre las contribuciones de la señora Randall hay que citar los textos de ciertas canciones que aparecen en la novela.

Por las críticas al manuscrito en sus problemáticas etapas iniciales, debo dar las gracias a Barbara Silverberg y a Susanne L. Houfek; y agradezco a Ted Chichak, de Scott Meredith Literary Agency, su apoyo, su ánimo y su cacumen profesional.


Robert Silverberg

III

EL LIBRO DE LA ISLA DEL SUEÑO

1

Durante lo que le parecieron meses o incluso años, Valentine permaneció tumbado, desnudo, en la cálida roca plana de la guijosa playa donde el turbulento Steiche le había depositado. El rugido del río fue un constante zumbido en sus orejas, curiosamente sosegador. La luz del sol le envolvió en un brumoso nimbo dorado, y Valentine pensó que ese contacto curaría sus magulladuras, rozaduras y contusiones, simplemente si permanecía inmóvil bastante tiempo. Sabía vagamente que debía levantarse y buscar refugio, e iniciar la búsqueda de sus compañeros, pero apenas podía hacer acopio de fuerza para volverse de costado.

Esa no era forma de comportarse, él lo sabía, para la Corona de Majipur. Tal complacencia para consigo mismo era aceptable tratándose de mercaderes, taberneros o incluso malabaristas, pero sobre una persona con pretensiones de gobierno recaía una superior disciplina. Por lo tanto levántate, se dijo, tapa tu cuerpo, y comienza a caminar hacia el norte, a lo largo de la orilla, hasta que encuentres personas capaces de ayudarte a recuperar tu descollante posición. Sí. ¡Arriba, Valentine! Pero se quedó donde estaba. Había gastado hasta la última pizca de energía, Corona o no, durante la atropellada zambullida en los rápidos. Tumbado como estaba, Valentine experimentó una intensa sensación de la inmensidad de Majipur, de los miles y miles de kilómetros de circunferencia que se extendían bajo sus extremidades. Un planeta enorme, lo bastante holgado como para alojar a veinte mil millones de personas sin apiñamientos, un planeta de grandiosas ciudades, maravillosos parques y reservas forestales, regiones sagradas y territorios agrícolas. Y Valentine creyó que si se tomaba la molestia de levantarse, se vería obligado a recorrer a pie ese colosal dominio, paso a paso, paso a paso. Era más sencillo no moverse.

Algo hormigueaba en su región lumbar, algo insistente y semejante al caucho. Valentine no se preocupó.

—¿Valentine?

Tampoco se preocupó de ese sonido, durante unos instantes.

El hormigueo se produjo de nuevo. Pero por entonces ya se había filtrado en su cerebro, entumecido por la fatiga, el hecho de que alguien había pronunciado su nombre, y que en consecuencia uno de sus compañeros había sobrevivido a pesar de todo. El gozo inundó su alma. Con la escasa energía que logró reunir, Valentine levantó la cabeza y vio a su lado la menuda figura repleta de tentáculos de Autifon Deliamber. El mago vroon se disponía a estimularle por tercera vez.

—¡Está vivo! —gritó Valentine.

—Es evidente que sí. Igual que usted, más o menos.

—¿Y Carabella? ¿Y Shanamir?

—No los he visto.

—Me lo temía —murmuró débilmente Valentine. Cerró los ojos, bajó la cabeza, y apesadumbrado por la desesperación volvió a tumbarse como un desecho.

—Vamos —dijo Deliamber—. Nos espera un vasto viaje.

—Lo sé. Por eso no quiero levantarme.

—¿Está herido?

—Creo que no. Pero quiero descansar, Deliamber. Deseo descansar cien años.

Los tentáculos del mago sondearon y apretaron el cuerpo de Valentine en muchos puntos.

—Ninguna herida grave —murmuró el vroon—. Una buena parte de su persona se conserva sana.

—Una buena parte de mi persona no lo está —replicó vagamente Valentine—. ¿Y usted?

—Los vroones son buenos nadadores, incluso los viejos como yo. Estoy ileso. Deberíamos continuar, Valentine.

—Más tarde.

—¿Así es como la Corona de Maji…?

—No —dijo Valentine—. Pero la Corona de Majipur no habría tenido que bajar por los rápidos del Steiche en una balsa de troncos atados. La Corona no habría errado días y días por esta jungla, no habría dormido bajo la lluvia, no habría comido simples frutas y bayas. La Corona…

—La Corona no permitiría que sus lugartenientes le vieran en postura indolente y desanimada —dijo mordazmente Deliamber—. Y uno de ellos está acercándose ahora mismo.

Valentine abrió los ojos al instante y se incorporó. Lisamon Hultin avanzaba hacia ellos por la playa. Tenía un aspecto ligeramente desarreglado: la ropa hecha jirones, su gigantesco y corpulento cuerpo salpicado con el color púrpura de las magulladuras. Pero su paso era garboso y su voz, cuando llamó a los dos varones, era tan atronadora como siempre.

—¡Hola! ¿Están intactos?

—Creo que sí —respondió Valentine—. ¿Has visto a los otros?

—A Carabella y al chico, a un kilómetro de aquí.

Valentine sintió que su ánimo se remontaba.

—¿Están bien?

—Ella sí, por lo menos.

—¿Y Shanamir?

—No quiere despertar. Ella me mandó a buscar el mago. Y lo he encontrado antes de lo que pensaba. ¡Puaf, vaya río! ¡Esa balsa se partió tan de repente que casi fue divertido!

Valentine cogió su ropa, notó que aún estaba húmeda y, tras encogerse de hombros, la dejó caer en las rocas.

—Debemos ir con Shanamir ahora mismo. ¿Sabes algo de Khun, Sleet y Vinorkis?

—No los he visto. Me hundí en el río y cuando desperté estaba sola.

—¿Y los skandars?

—No hay rastro de ellos. —Miró a Deliamber—. ¿Dónde crees que estamos, mago?

—Lejos de cualquier parte —replicó el vroon—. A salvo y fuera del territorio metamorfo, en cualquier caso. Vamos, condúceme hasta el chico.

Lisamon puso a Deliamber en su hombro y se alejó rápidamente por la playa, mientras Valentine renqueaba detrás de los dos, con la ropa mojada bajo el brazo. Al cabo de un rato encontraron a Carabella y a Shanamir acampados en una cala de brillante arena blanca rodeada por gruesas cañas de río con tallos de color escarlata. Carabella, con muchos golpes y aspecto de cansancio, vestía únicamente una breve falda de cuero. Pero reflejaba un estado razonablemente bueno. Shanamir yacía inconsciente, respirando con lentitud, con la piel de un extraño tinte oscuro.

—¡Oh, Valentine! —gritó Carabella. Se levantó de un salto y corrió hacia él—. Vi que te arrastraba la corriente… y luego… y luego… ¡Oh, pensé que no volvería a verte nunca!

Читать дальше

Похожие книги на «El laberinto de Majipur»

Представляем Вашему вниманию похожие книги на «El laberinto de Majipur» списком для выбора. Мы отобрали схожую по названию и смыслу литературу в надежде предоставить читателям больше вариантов отыскать новые, интересные, ещё не прочитанные произведения.


Robert Silverberg: Lord Valentine's Castle
Lord Valentine's Castle
Robert Silverberg
Adriana Trigiani: Valentine, Valentine
Valentine, Valentine
Adriana Trigiani
Robert Silverberg: Crónicas de Majipur
Crónicas de Majipur
Robert Silverberg
Robert Silverberg: Valentine Pontífice
Valentine Pontífice
Robert Silverberg
Robert Silverberg: Valentine Pontifex
Valentine Pontifex
Robert Silverberg
Отзывы о книге «El laberinto de Majipur»

Обсуждение, отзывы о книге «El laberinto de Majipur» и просто собственные мнения читателей. Оставьте ваши комментарии, напишите, что Вы думаете о произведении, его смысле или главных героях. Укажите что конкретно понравилось, а что нет, и почему Вы так считаете.