Liz Fielding: Cuando amar es un riesgo

Здесь есть возможность читать онлайн «Liz Fielding: Cuando amar es un riesgo» весь текст электронной книги совершенно бесплатно (целиком полную версию). В некоторых случаях присутствует краткое содержание. категория: Современные любовные романы / на испанском языке. Описание произведения, (предисловие) а так же отзывы посетителей доступны на портале. Библиотека «Либ Кат» — LibCat.ru создана для любителей полистать хорошую книжку и предлагает широкий выбор жанров:

любовные романы фантастика и фэнтези приключения детективы и триллеры эротика документальные научные юмористические анекдоты о бизнесе проза детские сказки о религиии новинки православные старинные про компьютеры программирование на английском домоводство поэзия

Выбрав категорию по душе Вы сможете найти действительно стоящие книги и насладиться погружением в мир воображения, прочувствовать переживания героев или узнать для себя что-то новое, совершить внутреннее открытие. Подробная информация для ознакомления по текущему запросу представлена ниже:

libcat.ru: книга без обложки
  • Название:
    Cuando amar es un riesgo
  • Автор:
  • Жанр:
    Современные любовные романы / на испанском языке
  • Язык:
    Испанский
  • Рейтинг книги:
    4 / 5
  • Ваша оценка:
    • 80
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
  • Избранное:
    Добавить книгу в закладки

Cuando amar es un riesgo: краткое содержание, описание и аннотация

Предлагаем к чтению аннотацию, описание, краткое содержание или предисловие (зависит от того, что написал сам автор книги «Cuando amar es un riesgo»). Если вы не нашли необходимую информацию о книге — напишите в комментариях, мы постараемся отыскать её.

Cuando Bronte Lawrence recibió la carta de una niña que decía ser su hija, supo que allí había habido un error. Sin duda, la carta de la pequeña Lucy Fitzpatrick había llegado a la hermana Lawrence equivocada. Para su hermana, tan centrada como obsesionada en su carrera, aquella pequeña debía suponer poco más que una molesta atadura, ¡pero a Bronte le encantó la idea de conocer a una sobrina que ni siquiera sabía que existía! Pero los errores no se detuvieron ahí: James Fitzpatrick dio por supuesto que ella era la madre de Lucy, y Bronte encontró todo aquello demasiado tentador como para no seguir el juego. Y no sólo por Lucy. Fitz era alto, moreno, atractivo y un gran padre… una combinación perfecta que bien merecía el riesgo. Pero ¿qué sucedería cuando Lucy y Fitz descubrieran que Bronte no era quien parecía?

Liz Fielding: другие книги автора


Кто написал Cuando amar es un riesgo? Узнайте фамилию, как зовут автора книги и список всех его произведений по сериям.

Cuando amar es un riesgo — читать онлайн бесплатно полную книгу (весь текст) целиком

Ниже представлен текст книги, разбитый по страницам. Система автоматического сохранения места последней прочитанной страницы, позволяет с удобством читать онлайн бесплатно книгу «Cuando amar es un riesgo», без необходимости каждый раз заново искать на чём Вы остановились. Не бойтесь закрыть страницу, как только Вы зайдёте на неё снова — увидите то же место, на котором закончили чтение.

Dejándole el mensaje en el contestador, así.

Llamó y dijo:

– Señor Fitzpatrick… Fitz…

Pero entonces se le ocurrió que podía ser Lucy la que oyera el mensaje.

Colgó.

Tendría que darle el mensaje directamente.

Así dejó pasar el día. Cuando fueron las siete pensó que sería la hora del baño de Lucy. ¿O estaría haciendo los deberes?

Las ocho. Para Brooke y ella ésa había sido siempre la hora de acostarse. A las ocho tenían que estar en la cama.

Decidió que, lo mejor sería llamar a las nueve.

A las nueve menos cuarto ya no pudo esperar más. Tomó el teléfono y marcó mientras repasaba lo que le tenía que decir.

– Bramhill seis cinco tres siete cuatro nueve -dijo una voz de niña-. Le habla Lucy Fitzpatrick.

– Lucy…

Bron se llevó una mano a la garganta. La niña parecía tan madura…

– ¿Mamá? -dijo Lucy insegura-. ¿Mamá? Eres tú, ¿verdad?

Bron se quedó helada, incapaz de responder. En su deseo por hablar con James Fitzpatrick, acababa de hacer exactamente lo que había tratado de evitar.

– Papá dijo que no recibirías mi carta, que debías estar fuera, pero yo recé…

– ¿Quién es, Lucy? -dijo a lo lejos la voz de James Fitzpatrick.

– Es mi mamá. ¡Mi mamá! Papá, ha llamado, va a venir. Ya te dije que lo haría.

Entonces alguien tapó el auricular. Luego sonó la voz de él.

– ¿Brooke?

Ella no pudo responder, debería haber hecho que la escuchara esa mañana, debería haberlo llamado inmediatamente. De repente todo lo que debió hacer le pareció tan evidente. ¿Por qué no lo habría hecho? ¿Porque no había querido?

– ¿Brooke? ¿Eres tú? ¡Brooke!

– Fitz, lo siento. No he querido…

Pero a él no le interesaban sus disculpas.

– ¿Qué te crees que estás haciendo, llamando aquí cuando Lucy puede contestar al teléfono?

– Debería estar ya en la cama.

– ¿Un consejo maternal? ¿De ti?

– No… Lo siento. Mira, tenía que llamar. Tenía que decirte…

– ¿Qué? ¿Decirme qué? después de lo que acabas de hacer, lo único que estoy dispuesto a oír es que irás a verla el viernes.

Ella permaneció un momento en silencio, maldiciendo a su hermana por ponerla en una situación así. -¿Y bien? -insistió él-. ¿Qué le voy a decir a Lucy?

De repente se le ocurrió que bien podía tomar el papel de su hermana para hacer feliz a esa niña, al fin y al cabo, sólo iba a ser una tarde. Total, Fitz y ella ya creían que lo era…

– Sí -dijo sin pensar-. Dile que iré. Pero necesito que me digas dónde es.

– Yo te recogeré.

– No. No lo hagas.

Una tarde pretendiendo ser su hermana para que una niña fuera feliz ya iba a ser suficientemente difícil; pero un par de horas en un coche con James Fitzpatrick sería algo imposible.

– No es problema.

Entonces se dio cuenta de por qué él se estaba ofreciendo.

– No tienes que preocuparte de que desilusione a Lucy.

– ¿No? ¿Tienes una pluma?

– ¿Qué?

– Que si tienes una pluma. Para tomar nota.

– Oh, sí. Espera.

Luego tomó papel y pluma y añadió:

– Ya está.

Él le dio las indicaciones necesarias y luego la sorprendió diciendo:

– Iré a por Lucy para que se despida de ti.

Un momento después, la niña le dijo:

– ¿Mamá? ¿De verdad que vas a venir el viernes? ¿Se lo puedo decir a la señorita Graham? ¿Y a Josie? Aún atontada por el giro que había tomado la situación, Brooke respiró profundamente y le dijo:

– Allí estaré, Lucy, y se lo puedes decir a quien quieras. Buenas noches, querida, que duermas bien.

Cuando colgó, pensó en lo que acababa de prometer, ¿cómo iba a poder hacerlo?

Capítulo 3

De exploradora elegante. Eso era más fácil de decir que de hacer, pensó Bron a la mañana siguiente mientras repasaba lo poco que tenía de guardarropa. No era necesario ser un crítico de moda para ver que ese guardarropa carecía de toda elegancia. Toda su vida había estado falta de la elegancia que parecía ser la segunda naturaleza de Brooke.

Tomó la foto de su hermana que tenía de uno de los premios que había recibido. El peinado la hacía parecer una niña traviesa, una impresión que acentuaba el vestido que llevaba. O que casi llevaba. Un vestido que mostraba su piel bronceada, a la perfección y que le llegaba casi treinta centímetros por encima de las rodillas y mostraba igual de perfectamente toda la extensión de sus piernas. No mucha ropa para lo que debía haber costado… pero que, efectivamente, servía a su propósito.

Bueno, tal vez ya era hora de ver lo que era ser su hermana.

Primero el cabello, entonces. Y las uñas. Llamó al peluquero de su hermana para ver si podía atender a la señorita Lawrence esa mañana. Se mostraron ansiosos por atenderla y, cuando llegó, fue tratada con semejantes atenciones que le habría divertido si estuviera de humor. No les dijo que era Brooke, sólo lo dieron por hecho. ¿De verdad que se parecía tanto a su hermana?

Poco después, se vio transformada en su hermana delante de sus propios ojos. Pero el parecido debía existir desde siempre, era sólo que la gente las veía de distinta manera.

Los del salón de belleza esperaban a Brooke y nunca consideraron que pudiera ser alguna otra. Fitz se había esperado ver a Brooke y fue a ella a quien vio. De repente se le ocurrió que nadie dudaría de ella, que si contenía los nervios, todo sería fácil. Lo único que necesitaba ahora era algún vestido de su hermana.

Dejó el salón y tomó un taxi, dándole la dirección del piso de su hermana.

El taxista le pidió un autógrafo para su hija y ella lo hizo gustosa. ¿Era eso un fraude? No, ya que no lo estaba haciendo por dinero y la sonrisa del taxista le tranquilizó la conciencia.

Diez minutos más tarde, mientras rebuscaba en el montón de hermosos vestidos de su hermana, pensó que Brooke, para ser una mujer que se pasaba la mitad del año filmando en sitios donde las ropas raramente eran algo más que una tira de tela y algunos adornos, Brooke no andaba falta de ellas. Tenía de lo mejor y más caro.

Pensó que debería ponerse algo con lo que hubiera aparecido en la prensa o la televisión.

A pesar de que todo el mundo la había confundido hasta el momento, sabía que bastaría con que alguien se diera cuenta del engaño para que se viera perdida.

Pero eso no podía suceder. Por Lucy no podía permitir que sucediera. Claro que podía decirle a la niña que tenía una tía y que esa tía estaría con ella cuando ella no pudiera. Luego le escribiría como su tía Bronte y, al cabo de unos meses, con un cambio de peinado y sus ropas normales, volvería a verla como ella misma.

Entonces encontró el vestido que James Fitzpatrick le había pedido. Un traje de safari color caqui claro, con la chaqueta con muchos bolsillos amplios y pantalones estilo militar. Con ese vestido, un pañuelo azul de seda y unas botas de desierto, Brooke estaría increíblemente elegante y sexy. Pero así era Brooke, prestaba su elegancia a los vestidos, no al revés.

Luego eligió un par más y lo metió todo en una de las maletas de su hermana, junto con las botas de desierto y unas sandalias.

Además se llevó un reloj Gucci de acero inoxidable y un collar de ámbar que solía ponerse, además de un frasco del muy caro perfume que usaba.

Fitz le había dicho a Lucy que guardara en secreto la visita de su madre, le explicó que Brooke se enfadaría si los periódicos descubrían que iba a ir al colegio. No le había gustado hacerlo, pero si se anunciaba su llegada todo podría irse al traste. Aún así, el viernes, la excitación de la niña era muy evidente y fue casi un alivio cuando la dejó en el colegio.

Читать дальше

Похожие книги на «Cuando amar es un riesgo»

Представляем Вашему вниманию похожие книги на «Cuando amar es un riesgo» списком для выбора. Мы отобрали схожую по названию и смыслу литературу в надежде предоставить читателям больше вариантов отыскать новые, интересные, ещё не прочитанные произведения.


Отзывы о книге «Cuando amar es un riesgo»

Обсуждение, отзывы о книге «Cuando amar es un riesgo» и просто собственные мнения читателей. Оставьте ваши комментарии, напишите, что Вы думаете о произведении, его смысле или главных героях. Укажите что конкретно понравилось, а что нет, и почему Вы так считаете.