Liz Fielding: La Rosa del Desierto

Здесь есть возможность читать онлайн «Liz Fielding: La Rosa del Desierto» весь текст электронной книги совершенно бесплатно (целиком полную версию). В некоторых случаях присутствует краткое содержание. категория: Современные любовные романы / на испанском языке. Описание произведения, (предисловие) а так же отзывы посетителей доступны на портале. Библиотека «Либ Кат» — LibCat.ru создана для любителей полистать хорошую книжку и предлагает широкий выбор жанров:

любовные романы фантастика и фэнтези приключения детективы и триллеры эротика документальные научные юмористические анекдоты о бизнесе проза детские сказки о религиии новинки православные старинные про компьютеры программирование на английском домоводство поэзия

Выбрав категорию по душе Вы сможете найти действительно стоящие книги и насладиться погружением в мир воображения, прочувствовать переживания героев или узнать для себя что-то новое, совершить внутреннее открытие. Подробная информация для ознакомления по текущему запросу представлена ниже:

Liz Fielding La Rosa del Desierto
  • Название:
    La Rosa del Desierto
  • Автор:
  • Жанр:
    Современные любовные романы / на испанском языке
  • Язык:
    Испанский
  • Рейтинг книги:
    3 / 5
  • Ваша оценка:
    • 60
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
  • Избранное:
    Добавить книгу в закладки

La Rosa del Desierto: краткое содержание, описание и аннотация

Предлагаем к чтению аннотацию, описание, краткое содержание или предисловие (зависит от того, что написал сам автор книги «La Rosa del Desierto»). Если вы не нашли необходимую информацию о книге — напишите в комментариях, мы постараемся отыскать её.

Al atraer la atención de los medios de comunicación internacionales sobre el secuestro de la conocida corresponsal extranjera Rose Fenton, el príncipe Hassan al Rashid salvó a su país de un golpe de estado. Pero su corazón había sido robado por la única mujer que nunca podría tener. Secuestrada por Hassan, Rose descubrió que, debajo del traje elegante del playboy internacional, latía el corazón de un verdadero príncipe del desierto. Poderoso e implacable, Hassan era todo lo que siempre había soñado encontrar en un hombre. Pero, ¿podría convencerlo de que era digna de su amor?

Liz Fielding: другие книги автора


Кто написал La Rosa del Desierto? Узнайте фамилию, как зовут автора книги и список всех его произведений по сериям.

La Rosa del Desierto — читать онлайн бесплатно полную книгу (весь текст) целиком

Ниже представлен текст книги, разбитый по страницам. Система автоматического сохранения места последней прочитанной страницы, позволяет с удобством читать онлайн бесплатно книгу «La Rosa del Desierto», без необходимости каждый раз заново искать на чём Вы остановились. Не бойтесь закрыть страницу, как только Вы зайдёте на неё снова — увидите то же место, на котором закончили чтение.

Liz Fielding


La Rosa del Desierto

La Rosa del Desierto

Título Original: His Desert Rose ()

CAPÍTULO 1

HABÍA una periodista en el avión, Partridge -el príncipe Hassan al Rashid se unió a su secretario en la parte de atrás de la limusina-. Rose Fenton. Es una corresponsal extranjera de una de las nuevas cadenas de noticias. Averigua qué hace aquí.

– No hay ningún misterio al respecto, Excelencia. Convalece de neumonía. Eso es todo.

Hassan le lanzó una mirada que cuestionó su cordura. Pero Partridge era joven, británico e increíblemente inocente cuando se trataba de política, mientras que él había aprendido el juego sobre las rodillas de su abuelo y sospechaba que distaba mucho de ser «todo».

– Es la hermana de Tim Fenton -añadió Partridge, como si eso lo explicara-. Es el nuevo Veterinario Jefe -continuó al comprender que no era así-. Pensó que un poco de sol ayudaría a la recuperación de su hermana.

– ¿Sí? -que casualidad-. ¿Y desde cuándo estar emparentada con el Veterinario Jefe le da derecho a alguien, y más a una periodista, a viajar en el avión privado de Abdullah?

– Creo que Su Alteza consideró que la señorita Fenton agradecería un poco de comodidad después de haber estado tan enferma. Al parecer es un gran admirador… -Hassan agitó una mano, pero Partridge continuó-: Y como usted venía a casa…

– Solo me enteré de la programación del vuelo cuando le pedí a la embajada que organizara mi medio de transporte. Ambos sabemos que Abdullah no haría volar ni una cometa por mí. En cuanto a ofrecer su palacio aéreo personal…

– Creo que Su Alteza es plenamente consciente de la opinión que tiene usted sobre su extravagancia.

– Sí, bueno, incluso la reina de Inglaterra vuela estos días en líneas aéreas comerciales.

– Su Alteza no busca que la reina de Inglaterra escriba un artículo favorecedor sobre él para una de las revistas más importantes.

– Gracias, Partridge -reconoció Hassan ante su dosis de humor. Por lo visto no era tan inocente-. Sabía que tarde o temprano irías al grano.

Por desgracia, no era algo que fomentara la risa. Rose Fenton sin duda sería agasajada y alabada como parte de la ofensiva de seducción del regente, mientras Faisal, el joven emir, se hallaba fuera del país estudiando los métodos de negocios americanos sin mostrar gran entusiasmo por regresar a casa. «Mi propio regreso», pensó Hassan con tono sombrío, «se vio precipitado por un susurro amigo que me indicó que Abdullah estaba a punto de convertir su regencia en algo más permanente».

– ¿Es consciente de lo que se espera de ella? -preguntó.

– No lo creo.

– ¿Y qué hay de su hermano? -Hassan no quedó convencido-. ¿Lo conoces?

– Lo conocí en el Club de Campo, en el circuito social. Tim Fenton es una compañía agradable. Solicitó permiso para viajar a su casa cuando su hermana cayó enferma y antes de que supiera lo que pasaba,

Su Alteza le había transmitido una invitación personal para que viniera a recuperarse a Ras al Hajar.

– Y cuando mi primo decide algo, es necio aquel que se opone -¿y por qué habría de oponerse Rose Fenton? Abdullah mantenía a los corresponsales extranjeros fuera de Ras al Hajar como cuestión política. Y no había ninguno local. Debió parecer un regalo.

– No creo que deba preocuparse, señor. La reputación de la señorita Fenton como periodista es formidable. Si su primo busca alguna publicidad positiva, diría que ha elegido a la mujer equivocada.

– Tal vez. Dime, ¿le gusta a Fenton el trabajo que desarrolla aquí?

El silencio de Partridge era toda la respuesta que necesitaba. Rose Fenton tampoco requeriría que se lo deletrearan en palabras de una sílaba; era demasiado inteligente para eso. Y Abdullah se lo facilitaría. Le contaría a la mujer el gran trabajo que llevaba a cabo, y para demostrárselo la llevaría del lujo de aire acondicionado del nuevo centro médico al nuevo centro comercial, a través de las nuevas instalaciones deportivas. El progreso en acero inoxidable y cemento reforzado.

La mantendría bastante ocupada para que no tuviera tiempo de ir en busca de algo que pudiera darle otras ideas. Aunque lo deseara. Después de todo, una entrevista personal con el regente, hombre reacio a los medios de comunicación, sería una exclusiva importante para cualquier periodista, sin importar lo formidable que fuera su reputación.

A Hassan los periodistas no lo entusiasmaban tanto como a su secretario, ni siquiera cuando tenían una fachada tan bonita como Rose Fenton.

Cambió de enfoque.

– Dime, Partridge, ya que estás tan bien informado, ¿qué entretenimientos ha preparado mi primo para mantener divertida a la dama durante su estancia aquí? Imagino que tendrá planes para ello, ¿verdad? -la idea era desagradable, pero sabía que si Abdullah la admiraba, era por su cara bonita y su pelo rojo más que por sus habilidades periodísticas. El rápido rubor de Partridge demostró el efecto que surtía la señorita Fenton en los varones impresionables-. ¿Y bien?

– Se han preparado algunas actividades -confirmó-. Un viaje en barco a lo largo de la costa, una celebración en alguna parte del desierto, un recorrido de la ciudad…

– Parece que le van a dar el tratamiento de la alfombra roja. ¿Algo más?

– Bueno, hay un cóctel en la embajada británica, desde luego… -titubeó.

– ¿Por qué me da la impresión de que reservas lo mejor para el final?

– Su Alteza dará una recepción en su honor en palacio.

– Será prácticamente como una visita de estado -sus peores temores se habían confirmado-. Pero es un programa agotador para una mujer convaleciente de neumonía, ¿no te parece?

– Ha estado enferma, Excelencia. Se desmayó mientras realizaba una transmisión en directo desde alguna parte del este de Europa. Yo lo vi. Se desplomó… durante un momento pensé que había recibido el disparo de un francotirador. ¿Qué aspecto tenía ahora? -preguntó con ansiedad-. ¿Usted la vio en el avión?

– Solo fugazmente. Parecía…

Hassan se detuvo unos instantes para considerar el aspecto de Rose Fenton. Un poco agitada, quizá. El cuello con volantes de su blusa blanca había proporcionado un marco para un rostro que era un poco más delgado que la última vez que la vio en una emisión por satélite. Tal vez por eso sus ojos oscuros habían parecido tan grandes.

Había alzado la vista de un libro que sostenía y encontrado su mirada con franca curiosidad; había exhibido una expresión abierta que evitaba toda coquetería, aunque aun así había logrado transmitir la sugerencia de que recibiría de buen grado su compañía para pasar las horas tediosas en el aire.

La sinceridad lo obligó a conceder que se había sentido tentado, despierta su curiosidad por la presencia de ella en el avión privado de su primo. Y no era inmune al placer de la compañía de una mujer hermosa. En un momento determinado llegó tan lejos como para llamar al auxiliar de vuelo para que la invitara a unirse a él. En los pocos segundos que el hombre tardó en responder, había recuperado el sentido común.

Mezclarse con periodistas no era una buena idea. Nunca sabías qué iban a imprimir. O, más bien, sí lo sabías. Demasiado tarde había averiguado que era mucho más fácil ganar una reputación que perderla, en particular si encajaba con alguien que ocupaba una posición de jerarquía.

Y sin ninguna duda Abdullah se enteraría de cualquier conversación que hubieran compartido en cuanto el avión aterrizara. Que la vieran con él no la ayudaría en nada en los círculos de palacio.

Читать дальше

Похожие книги на «La Rosa del Desierto»

Представляем Вашему вниманию похожие книги на «La Rosa del Desierto» списком для выбора. Мы отобрали схожую по названию и смыслу литературу в надежде предоставить читателям больше вариантов отыскать новые, интересные, ещё не прочитанные произведения.


Liz Fielding: El Milagro del Amor
El Milagro del Amor
Liz Fielding
Marion Lennox: Boda con el príncipe
Boda con el príncipe
Marion Lennox
Marion Lennox: Rescatando el Amor
Rescatando el Amor
Marion Lennox
Susan Mallery: La amante cautiva
La amante cautiva
Susan Mallery
Susan Mallery: Arenas de pasión
Arenas de pasión
Susan Mallery
Barbara Dunlop: Por siempre tú
Por siempre tú
Barbara Dunlop
Отзывы о книге «La Rosa del Desierto»

Обсуждение, отзывы о книге «La Rosa del Desierto» и просто собственные мнения читателей. Оставьте ваши комментарии, напишите, что Вы думаете о произведении, его смысле или главных героях. Укажите что конкретно понравилось, а что нет, и почему Вы так считаете.