Lucy Gordon: Ganar una Esposa

Здесь есть возможность читать онлайн «Lucy Gordon: Ganar una Esposa» весь текст электронной книги совершенно бесплатно (целиком полную версию). В некоторых случаях присутствует краткое содержание. категория: Современные любовные романы / на испанском языке. Описание произведения, (предисловие) а так же отзывы посетителей доступны на портале. Библиотека «Либ Кат» — LibCat.ru создана для любителей полистать хорошую книжку и предлагает широкий выбор жанров:

любовные романы фантастика и фэнтези приключения детективы и триллеры эротика документальные научные юмористические анекдоты о бизнесе проза детские сказки о религиии новинки православные старинные про компьютеры программирование на английском домоводство поэзия

Выбрав категорию по душе Вы сможете найти действительно стоящие книги и насладиться погружением в мир воображения, прочувствовать переживания героев или узнать для себя что-то новое, совершить внутреннее открытие. Подробная информация для ознакомления по текущему запросу представлена ниже:

Lucy Gordon Ganar una Esposa
  • Название:
    Ganar una Esposa
  • Автор:
  • Жанр:
    Современные любовные романы / на испанском языке
  • Язык:
    Испанский
  • Рейтинг книги:
    4 / 5
  • Ваша оценка:
    • 80
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
  • Избранное:
    Добавить книгу в закладки

Ganar una Esposa: краткое содержание, описание и аннотация

Предлагаем к чтению аннотацию, описание, краткое содержание или предисловие (зависит от того, что написал сам автор книги «Ganar una Esposa»). Если вы не нашли необходимую информацию о книге — напишите в комментариях, мы постараемся отыскать её.

Había perdido su tierra… ¡pero había ganado una esposa! Rinaldo Farnese y su hermano Gino acababan de descubrir que una inglesa llamada Alexandra había heredado parte de sus propiedades. Parecía haber sólo una solución para no perder la tierra: lanzarían una moneda al aire y el ganador se casaría con Alexandra. Gino era un hombre encantador, pero sólo salían chispas cuando Alex y Rinaldo se miraban… Él parecía odiarla, pero tampoco podía negar la atracción que había entre ellos.

Lucy Gordon: другие книги автора


Кто написал Ganar una Esposa? Узнайте фамилию, как зовут автора книги и список всех его произведений по сериям.

Ganar una Esposa — читать онлайн бесплатно полную книгу (весь текст) целиком

Ниже представлен текст книги, разбитый по страницам. Система автоматического сохранения места последней прочитанной страницы, позволяет с удобством читать онлайн бесплатно книгу «Ganar una Esposa», без необходимости каждый раз заново искать на чём Вы остановились. Не бойтесь закрыть страницу, как только Вы зайдёте на неё снова — увидите то же место, на котором закончили чтение.

Lucy Gordon


Ganar una Esposa

Título Original: Rinaldo’s Inherited Bride (2004)

Serie: 1º Pasión Italiana

Capítulo 1

«Me odia. Me odia de verdad» Alex había esperado cierto resentimiento, pero no aquella abierta hostilidad. Durante el viaje de Inglaterra a Italia había estado preguntándose por Rinaldo y Gino Farnese, los dos hombres a los que, sin querer, había desposeído de parte de su herencia.

Ahora, mirando a Rinaldo a los ojos frente a la tumba de su padre, pensó que nunca había visto tanta amargura concentrada en un ser humano.

Alex parpadeó, pensando que podría ser una ilusión producida por el sol. En Toscana, las sombras contrastaban fuertemente con los colores: rojo, naranja, amarillo, verde… Colores vibrantes, intensos. Peligrosos.

«Estoy imaginando cosas», pensó.

Pero el peligro estaba allí, en los ojos llenos de furia de Rinaldo Farnese.

Isidoro, su abogado italiano, le había dicho quiénes eran los hermanos Farnese, pero Alex lo habría descubierto de todas formas. El parecido familiar era clarísimo. Los dos hombres eran altos, de facciones clásicas y brillantes ojos oscuros.

Gino, el más joven, la miraba con expresión amistosa a pesar de las circunstancias. Su pelo, muy oscuro, se rizaba un poco en la nuca y en sus ojos había un brillo de humor.

Pero no había nada amistoso ni humorístico en Rinaldo, cuyo rostro parecía esculpido en granito. Era un hombre de entre treinta y cinco y cuarenta años, de frente amplia y nariz romana; un rasgo poderoso en un rostro poderoso.

Incluso a distancia, Alex podía detectar una fuerte tensión, que él intentaba controlar con supremo esfuerzo.

Rinaldo Farnese no la perdonaría.

Pero, ¿por qué iba a necesitar Alex su perdón? Ella no le había hecho nada.

Quien se lo hizo fue su padre, que había hipotecado un tercio de la granja familiar sin decírselo a sus hijos.

– Vincente Farnese era un tipo encantador -le había dicho Isidoro-. Pero tenía la terrible costumbre de cerrar los ojos para no ver la realidad, siempre esperando un milagro. Rinaldo intentaba controlar en lo posible el negocio familiar, pero Vincente les tenía reservada una sorpresa para el final. Entiendo que esté disgustado.

Pero el hombre que Alex tenía enfrente no estaba disgustado. No, Rinaldo Farnese parecía dispuesto a matar a alguien.

– Quizá no debería haber venido al funeral de su padre.

– Desde luego que no -suspiró Isidoro-. Seguramente se lo habrán tomado como una provocación.

– Pero yo no quería provocar nada. Sólo conocerlos, decirles que voy a darles una oportunidad para pagar la hipoteca.

– Alex, ¿es que no lo entiendes? Estos hombres creen que no te deben nada, que eres una usurpadora. Ofrecerles una oportunidad de que te paguen la hipoteca es una receta segura para el desastre. Vámonos de aquí.

– Vete tú si quieres, yo no pienso salir corriendo.

– Más tarde es posible que lo lamentes, Alex.

– ¿Por qué? ¿Qué podrían hacerme?

Una semana antes, en un restaurante londinense con David, todo le había parecido tan fácil…

– Con el dinero de esa herencia puedes convertirte en socia de la empresa -le había dicho él.

– Y mucho más -sonrió Alex pensando en la casa que compartirían después de la boda.

David no contestó directamente, pero levantó su copa.

David Edwards, su prometido. Con cuarenta años, guapo, elegante y muy británico, era el presidente de una prestigiosa firma londinense de administración de empresas.

Alex había empezado a trabajar para ellos ocho años antes, después de terminar la carrera.

Siempre supo que algún día conseguiría ser socia de la firma, como supo que algún día se casaría con David.

Ocho años habían transformado a una chica tímida que se sentía más cómoda con las cifras que con las personas, en una mujer guapa y sofisticada.

Fue el propio David el que, sin saberlo, había dado comienzo a la transformación. Alex se quedó prendada de él desde el primer día, pero David ni siquiera se fijó en ella. Seis meses después de haber llegado a la empresa, ella oyó que le preguntaba a un colega:

– ¿Quién es la gordita del vestido rojo?

Y pasó de largo, sin saber que «la gordita» había oído el comentario.

Dos días más tarde, David anunciaba su compromiso con la hija de su socio.

Alex se centró en su trabajo sin pensar en nada más y, cinco años después, se había convertido en jefa del departamento.

Entonces el suegro y socio de David ya se había retirado y él ya no necesitaba su influencia… aunque sólo los malpensados hicieron la conexión entre ese dato y su divorcio.

En esos cinco años, Alex se esforzó mucho para transformarse físicamente y su cuerpo llegó a representar el triunfo del gimnasio. Sus piernas eran suficientemente esbeltas como para arriesgarse a usar minifalda y en su cuerpo no había un kilo de más.

Se cortaba el pelo, rubio, en la mejor peluquería de Londres, se maquillaba a la perfección y era, en definitiva, como una pulida obra de arte. Y su cerebro estaba en consonancia con su aspecto.

David y ella se convirtieron en pareja después de su divorcio y todo parecía perfectamente estructurado. El reconocimiento de la herencia iría seguido de una sociedad y, más tarde, de la boda.

– Aunque para eso aún falta tiempo -le había dicho David-, Aún no ha habido un reconocimiento de herencia, ¿verdad?

– No, pero los hermanos Farnese me deben una enorme suma de dinero. Si no pueden pagar en un tiempo razonable, me quedaré con la granja.

– Eso o vender tu parte a otra persona. Yo creo que sería lo más razonable, Alex. ¿Para qué quieres tú una granja?

– Para nada. Además, quiero darle a los Farnese la oportunidad de pagar la parte que me corresponde.

– Sí, claro, lo entiendo. En fin, tómate el tiempo que haga falta.

Alex había sonreído, agradeciendo que fuera tan comprensivo. Así las cosas serían más fáciles.

– No conoces mucho a tus parientes italianos, ¿verdad? -le preguntó David entonces.

– Enrico Mori era tío de mi madre. Vino a visitarnos un par de veces… Era un hombre muy emocional y muy nervioso, como ella.

– Y al contrario que tú.

Alex sonrió.

– Yo no puedo permitirme el lujo de ser nerviosa y emocional. La experta en melodramas era mi madre. Yo la adoraba, pero supongo que, por contraste, decidí tener sentido común. Una de las dos tenía que ser calmada y fría. Recuerdo que mi tío Enrico decía: «eres igual que tu padre». Y no era un cumplido.

– ¿Por qué?

– Mi padre murió cuando yo tenía diez años, pero jamás lo oí gritar o perder los nervios. Y eso no pega mucho con el carácter italiano.

– Tú tampoco pierdes los nervios.

– ¿Para qué? Es mejor hablar las cosas con tranquilidad. Mi madre solía decir que un día iríamos a Italia juntas y yo «vería la luz». Incluso me obligó a estudiar italiano para que no me sintiera perdida cuando visitáramos «mi otro país».

– Pero no fuisteis nunca.

– No, desgraciadamente no -suspiró Alex-. Cuando murió, hace tres años, mi tío vino al funeral.

– ¿Tú eres la única heredera de Enrico Mori?

– No, tengo unos primos que han heredado su casa y sus tierras. Era un solterón muy rico y se dedicaba a pasarlo en grande en Florencia, bebiendo y persiguiendo mujeres.

– Entonces, ¿de dónde viene tu relación con Vincente Farnese?

Читать дальше

Похожие книги на «Ganar una Esposa»

Представляем Вашему вниманию похожие книги на «Ganar una Esposa» списком для выбора. Мы отобрали схожую по названию и смыслу литературу в надежде предоставить читателям больше вариантов отыскать новые, интересные, ещё не прочитанные произведения.


Robert Silverberg: Obsesión espacial
Obsesión espacial
Robert Silverberg
Lynsey Stevens: Volver a tus Brazos
Volver a tus Brazos
Lynsey Stevens
Christie Ridway: El Final del Camino
El Final del Camino
Christie Ridway
Отзывы о книге «Ganar una Esposa»

Обсуждение, отзывы о книге «Ganar una Esposa» и просто собственные мнения читателей. Оставьте ваши комментарии, напишите, что Вы думаете о произведении, его смысле или главных героях. Укажите что конкретно понравилось, а что нет, и почему Вы так считаете.