Jeff Abbott: Pánico

Здесь есть возможность читать онлайн «Jeff Abbott: Pánico» весь текст электронной книги совершенно бесплатно (целиком полную версию). В некоторых случаях присутствует краткое содержание. категория: Триллер / на испанском языке. Описание произведения, (предисловие) а так же отзывы посетителей доступны на портале. Библиотека «Либ Кат» — LibCat.ru создана для любителей полистать хорошую книжку и предлагает широкий выбор жанров:

любовные романы фантастика и фэнтези приключения детективы и триллеры эротика документальные научные юмористические анекдоты о бизнесе проза детские сказки о религиии новинки православные старинные про компьютеры программирование на английском домоводство поэзия

Выбрав категорию по душе Вы сможете найти действительно стоящие книги и насладиться погружением в мир воображения, прочувствовать переживания героев или узнать для себя что-то новое, совершить внутреннее открытие. Подробная информация для ознакомления по текущему запросу представлена ниже:

Jeff Abbott Pánico
  • Название:
    Pánico
  • Автор:
  • Жанр:
    Триллер / на испанском языке
  • Язык:
    Испанский
  • Рейтинг книги:
    5 / 5
  • Ваша оценка:
    • 100
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
  • Избранное:
    Добавить книгу в закладки

Pánico: краткое содержание, описание и аннотация

Предлагаем к чтению аннотацию, описание, краткое содержание или предисловие (зависит от того, что написал сам автор книги «Pánico»). Если вы не нашли необходимую информацию о книге — напишите в комментариях, мы постараемся отыскать её.

El vértigo y la incontenible alegría que sintió al despertar aquella mañana eran para Evan Casher la mejor prueba de que estaba profundamente enamorado. Sí, sin duda aquél era el inicio de una nueva y feliz vida que compartiría junto a Carrie, la joven responsable de aquel cambio sustancial en él. Sin embargo, un solo instante puede cambiar toda una vida: una llamada de su madre, apremiándolo a reunirse con ella de inmediato, iba a provocar un vuelco radical en la hasta entonces tranquila existencia de Evan. Para su horror, descubrirá que su madre ha sido asesinada, y sin tiempo siquiera para asumirlo, a punto estará de ser asesinado él también. Sólo la súbita intervención de un misterioso personaje, aparentemente surgido de la nada, le permitirá salvar la vida, al menos por esta vez… No obstante, esto es sólo el principio de un peligroso viaje sin retorno, durante el cual Evan descubrirá que su vida hasta entonces no ha sido más que una sucesión de engaños y artificios donde nadie era quien aparentaba ser: empezando por sus propios padres y por la adorable Carrie, a la que, como pronto averiguará, en realidad no conocia en absoluto. Perseguido por un implacable traficante de información convencido de que posee unos valiosos documentos, Evan deberá salvar su vida y descubrir la verdad, consciente de que, esta vez, no tendrá una segunda oportunidad.

Jeff Abbott: другие книги автора


Кто написал Pánico? Узнайте фамилию, как зовут автора книги и список всех его произведений по сериям.

Pánico — читать онлайн бесплатно полную книгу (весь текст) целиком

Ниже представлен текст книги, разбитый по страницам. Система автоматического сохранения места последней прочитанной страницы, позволяет с удобством читать онлайн бесплатно книгу «Pánico», без необходимости каждый раз заново искать на чём Вы остановились. Не бойтесь закрыть страницу, как только Вы зайдёте на неё снова — увидите то же место, на котором закончили чтение.

Jeff Abbott


Pánico

© Jeff Abbott, 2005

Titulo de la edición original Panic

Traducción del ingles Laura Rodriguez Gomez

Para Peter Ginsberg.


VIERNES 11 de marzo

Capítulo 1

Cuando el teléfono despertó a Evan Casher, éste supo que algo iba mal. Nadie que le conociese llamaba nunca tan temprano. Abrió los ojos y estiró la mano para buscar a Carrie. Se había ido y su lado de la cama estaba frío. Había una nota doblada sobre la almohada. Intentó alcanzarla, pero el teléfono seguía sonando insistentemente, así que contestó.

– ¿Diga?

– Evan, necesito que vengas a casa -dijo su madre, susurrando-. Ahora mismo.

Evan buscó a tientas la lámpara en la mesilla de noche.

– ¿Qué ocurre?

– Por teléfono, no. Te lo explicaré cuando llegues.

– Mamá, hay dos horas y media de camino. Dime qué sucede.

– Evan, por favor, sólo ven a casa.

– ¿Papá está bien? -Su padre, consultor informático, se había marchado de Austin tres días antes para un trabajo en Australia. Su misión era asegurarse de que las bases de datos de grandes empresas y gobiernos desempeñasen todas las funciones imaginables. Australia. Vuelos largos. Evan tuvo una visión repentina de un avión hecho añicos en el desierto australiano o en el puerto de Sidney. Metal despedazado, humo en el aire-. ¿Qué ha pasado?

– Sólo te pido que vengas, ¿vale? -dijo con voz tranquila, pero insistente.

– No hasta que me digas lo que está pasando.

– He dicho que por teléfono no. -Se quedó callada, y durante diez largos segundos la incómoda tensión del inesperado silencio los embargó, hasta que ella se encargó de romperlo-. ¿Has tenido mucho trabajo hoy, cariño?

– Sólo los montajes de Farol.

– Entonces tráete el ordenador, puedes trabajar aquí. Pero te necesito. Ahora.

– ¿Y qué problema hay en decírmelo?

– Evan. -Oyó a su madre tomar aliento, intentando tranquilizarse-. Te lo ruego.

La necesidad manifiesta y casi aterradora de su voz, un tono que nunca había escuchado en su madre, le dio la impresión de que hablaba con una extraña.

– Vale mamá, puedo salir en una hora o así.

– Ven antes. Lo antes posible.

– Bueno, vale, saldré en unos quince minutos.

– Date prisa Evan. Limítate a hacer la maleta y ven lo más rápido que puedas.

– De acuerdo.

Evan tuvo que hacer un pequeño esfuerzo para controlar el miedo que empezaba a sentir.

– Gracias por no hacerme más preguntas -dijo-. Cuando nos veamos te lo explicaré todo. Te quiero.

– Yo también te quiero.

Puso de nuevo el teléfono en la base, un poco desorientado por el impactante comienzo del día. Aquél no era el momento de decirle a su madre que estaba enamorado. Enamorado de verdad, con locura, como Romeo y Julieta.

Abrió la nota. Decía simplemente: «Gracias por una gran noche. Te llamaré más tarde. Tengo algunos recados que hacer por la mañana temprano. C».

Se metió en la ducha y se preguntó si habría fastidiado a Carrie anoche. «Te amo», le había dicho mientras yacían juntos entre las sábanas. Las palabras le vinieron a la boca sin pensarlo, sin hacer esfuerzo alguno; si hubiese sopesado las consecuencias, seguramente habría mantenido la boca cerrada. Nunca era el primero en decir la palabra que empieza con «a». Sólo en una ocasión se lo había dicho a una mujer: a su última novia, hambrienta de consuelo, y se lo había dicho porque pensó que tal vez fuera cierto. Pero anoche había sido diferente. No había ningún «quizá», ni ningún «tal vez». Carrie estaba tan hermosa, tumbada a su lado, con su aliento haciéndole cosquillas en el cuello, recorriendo sus cejas con la uña… Y él pronunció aquellas dos palabras con una sinceridad que jamás había sentido en su corazón.

Vio el dolor brillando en los ojos de Carrie mientras le hablaba y pensó: «Debería haber esperado. No me cree porque estamos en la cama». Sin embargo, ella lo besó y dijo:

– No me quieras.

– ¿Por qué no?

– Soy un problema. No soy más que un problema.

Lo abrazaba fuerte, como si temiera que fuera a desaparecer en cualquier momento.

– Me encantan los problemas.

Él la besó a su vez.

– ¿Por qué? ¿Por qué me ibas a querer?

– ¿Y por qué no iba a hacerlo? -Puso sus labios sobre su frente-. Tienes un cerebro privilegiado. -La besó entre los ojos-. Encuentras belleza en todo. -La besó en la boca y sonrió abiertamente-. Y siempre sabes qué decir… no como yo.

Ella le devolvió el beso e hicieron el amor de nuevo. Cuando terminaron, ella le dijo:

– Llevamos sólo tres meses. No puedes conocerme bien.

– Nunca te conoceré. Nunca conocemos a las personas tanto como pretendemos.

Ella sonrió, se acurrucó junto a él, colocó la cara contra su pecho y puso los labios cerca de su corazón, que latía acompasadamente.

– Yo también te quiero.

– Mírame y dímelo.

– Lo diré aquí, a tu corazón.

Una lágrima se escurrió por su mejilla hasta caer sobre el pecho de Evan.

– ¿Qué pasa?

– Nada. Soy feliz. -Carrie lo besó-. Duérmete cielo.

Y así lo hizo. Ahora, a la dura luz del día, Carrie no estaba, y los susurros y las promesas se habían marchado con ella. Y esta nota distante. Pero tal vez esto fuera lo mejor. Estaba nerviosa, y lo último que él necesitaba era complicarse explicándole un misterioso desastre familiar.

Intentó llamarla al móvil. Le dejó un mensaje de voz:

– Cariño, tengo una emergencia familiar. Debo irme a Austin. Llámame cuando oigas este mensaje. -Se detuvo un instante: «No debería decirlo otra vez». Pero se lo dijo-. Te quiero… Hablamos pronto.

Evan intentó llamar a su padre al móvil. No respondía. Ni siquiera saltó el contestador. Puede que el teléfono de su padre no funcionase en Australia. Se sacó de la cabeza la escena del avión estrellado. Siguió su mecánica rutina matutina: encendió el ordenador, comprovó las tareas pendientes, repasó las noticias. Nada sobre ninguna catástrofe en Australia. Quizá se tratara de una catástrofe a pequeña escala. Divorcio. Cáncer. Sintió la garganta seca.

Abrió su correo electrónico y envió a su padre un mensaje con la frase «Llámame lo antes posible». Luego leyó el correo. En su buzón de entrada había una invitación para participar en una conferencia de cine en Atlanta; correos electrónicos de otros dos directores de documentales amigos suyos; un montón de archivos de música y un par de las últimas fotos digitales de su madre, todo ello enviado ayer por la noche. Pasó la música a su lector digital, escucharía las canciones en el coche. A su madre le gustaba descubrir nuevos grupos y melodías, y de hecho había encontrado tres grandes canciones para sus anteriores películas. Se aseguró de que tenía todo el material necesario para editar el documental que casi había terminado sobre el circuito de póquer profesional y de que tenía las notas en sucio para la charla que se suponía debía dar la semana siguiente en la Universidad de Houston. Metió en la mochila el portátil, el reproductor digital y la cámara de vídeo, y luego hizo una sencilla maleta con ropa que su madre odiaba que se pusiera: camisas viejas de bolos, pantalones caquis gastados, y unas deportivas cuyos mejores días habían quedado un año atrás.

Читать дальше

Похожие книги на «Pánico»

Представляем Вашему вниманию похожие книги на «Pánico» списком для выбора. Мы отобрали схожую по названию и смыслу литературу в надежде предоставить читателям больше вариантов отыскать новые, интересные, ещё не прочитанные произведения.


Carmen Laforet: Nada
Nada
Carmen Laforet
Janet Evanovich: Qué Vida Ésta
Qué Vida Ésta
Janet Evanovich
Danielle Steel: Un Hotel En Hollywood
Un Hotel En Hollywood
Danielle Steel
Alberto Vázquez-Figueroa: Sultana roja
Sultana roja
Alberto Vázquez-Figueroa
Отзывы о книге «Pánico»

Обсуждение, отзывы о книге «Pánico» и просто собственные мнения читателей. Оставьте ваши комментарии, напишите, что Вы думаете о произведении, его смысле или главных героях. Укажите что конкретно понравилось, а что нет, и почему Вы так считаете.