Robert Sawyer: Homínidos

Здесь есть возможность читать онлайн «Robert Sawyer: Homínidos» весь текст электронной книги совершенно бесплатно (целиком полную версию). В некоторых случаях присутствует краткое содержание. Город: Barcelona, год выпуска: 2004, ISBN: 978-84-666-1912-7, издательство: Ediciones B, категория: Фантастика и фэнтези / на испанском языке. Описание произведения, (предисловие) а так же отзывы посетителей доступны на портале. Библиотека «Либ Кат» — LibCat.ru создана для любителей полистать хорошую книжку и предлагает широкий выбор жанров:

любовные романы фантастика и фэнтези приключения детективы и триллеры эротика документальные научные юмористические анекдоты о бизнесе проза детские сказки о религиии новинки православные старинные про компьютеры программирование на английском домоводство поэзия

Выбрав категорию по душе Вы сможете найти действительно стоящие книги и насладиться погружением в мир воображения, прочувствовать переживания героев или узнать для себя что-то новое, совершить внутреннее открытие. Подробная информация для ознакомления по текущему запросу представлена ниже:

libcat.ru: книга без обложки
  • Название:
    Homínidos
  • Автор:
  • Издательство:
    Ediciones B
  • Жанр:
    Фантастика и фэнтези / на испанском языке
  • Год:
    2004
  • Город:
    Barcelona
  • Язык:
    Испанский
  • ISBN:
    978-84-666-1912-7
  • Рейтинг книги:
    4 / 5
  • Ваша оценка:
    • 80
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
  • Избранное:
    Добавить книгу в закладки

Homínidos: краткое содержание, описание и аннотация

Предлагаем к чтению аннотацию, описание, краткое содержание или предисловие (зависит от того, что написал сам автор книги «Homínidos»). Если вы не нашли необходимую информацию о книге — напишите в комментариях, мы постараемся отыскать её.

Un experimento científico hace posible la inesperada interacción entre dos universos paralelos con la salvedad de que, en uno de ellos, la especie humana que ha predominado son los Neanderthales y no los Cromagnones, como ha ocurrido en nuestro mundo. Homínidos

Robert Sawyer: другие книги автора


Кто написал Homínidos? Узнайте фамилию, как зовут автора книги и список всех его произведений по сериям.

Homínidos — читать онлайн бесплатно полную книгу (весь текст) целиком

Ниже представлен текст книги, разбитый по страницам. Система автоматического сохранения места последней прочитанной страницы, позволяет с удобством читать онлайн бесплатно книгу «Homínidos», без необходимости каждый раз заново искать на чём Вы остановились. Не бойтесь закрыть страницу, как только Вы зайдёте на неё снова — увидите то же место, на котором закончили чтение.

El hombre la miró, sin expresión.

—¿Quién es usted? —repitió Louise—. ¿Qué estaba intentando hacer?

—Dar —dijo el hombre, elevando su grave voz como si formulara una pregunta.

—Tengo que llevarlo al hospital —dijo Reuben—. Obviamente ha recibido un buen golpe en la cabeza. Tendremos que hacerle radiografías del cráneo.

El hombre contemplaba la cubierta metálica, como si no pudiera creer lo que estaba viendo.

—¿Dar barta dulb tinta? —dijo—. ¿Dar hoolb ka tapar? Louise se encogió de hombros.

—¿Ojibwa? —dijo. Había una reserva ojibwa no muy lejos de la mina.

—No —dijo Reuben, negando con la cabeza.

—Monta has palap— ko —dijo el hombre.

—No le comprendemos —le dijo Louise al desconocido—. ¿Habla usted inglés?

Nada.

—Parlez vous francais?

Tampoco nada.

—¿Nihongo ga dekimasu ka? —dijo Paul, y Louise supuso que significaba: «¿Habla usted japonés?»

El hombre los miró alternativamente, con los ojos todavía muy abiertos, pero no respondió.

Reuben se levantó entonces y le tendió una mano al hombre. Éste la contempló durante un segundo, luego la tomó en su propia mano, que era enorme, con los dedos como salchichas y un pulgar extraordinariamente largo. Dejó que el otro lo ayudara a ponerse en pie. Reuben rodeó entonces con un brazo la ancha espalda del hombre, ayudándolo a sostenerse. Pesaba treinta kilos más que Reuben, todos ellos músculo. Paul se situó al otro lado del hombre y usó un brazo para ayudar también a sostener al desconocido. Louise se adelantó a los tres y mantuvo abierta la puerta de la sala de control, que se había cerrado automáticamente después de que Reuben entrara.

Dentro de la sala de control, Louise se puso sus botas de seguridad y un casco, y Paul hizo lo mismo; los cascos tenían lámparas incorporadas y orejeras con las que podían protegerse los oídos en caso necesario. También se pusieron gafas de seguridad. Reuben todavía llevaba su casco. Paul encontró uno encima de una taquilla de metal y se lo ofreció al herido, pero antes de que éste pudiera responder, el doctor lo rechazó.

—No quiero presión alguna en su cráneo hasta que hayamos hecho esas radiografías —dijo—. Muy bien, vamos a llevarlo a la superficie. He pedido una ambulancia cuando venía de camino.

Los cuatro salieron de la sala de control, bajaron por un pasillo y entraron en la zona de llegada a las instalaciones del ONS. En el Observatorio imperaba la higiene: ya tanto daba, pensó Louise abatida. Dejaron atrás la cámara de aspiración, un cubículo parecido a una ducha que limpiaba el polvo y la tierra de los que entraban en el ONS. Luego pasaron junto a una hilera de duchas de verdad: todo el mundo tenía que lavarse antes de entrar en el ONS, pero eso tampoco era necesario para salir. Había un puesto de primeros auxilios allí, y Louise vio que Reuben miraba brevemente la taquilla que indicaba «Camillas». Pero el hombre caminaba bastante bien, así que el médico les indicó que continuaran hacia el ascensor.

Entonces conectaron las luces de sus cascos y se dispusieron a recorrer el kilómetro y cuarto del oscuro túnel de tierra. Las paredes lisas estaban jalonadas de barras de acero y cubiertas con malla de alambre: a esas profundidades, con el peso de dos kilómetros de corteza presionando sobre ellas, las paredes de roca sin reforzar hubiesen estallado en cualquier espacio abierto.

Mientras recorrían el túnel, topándose de vez en cuando con charcos de barro, el hombre empezó a caminar con más soltura. Era evidente que se estaba recuperando de su ordalía.

Paul y el doctor Montego se enzarzaron en una animada discusión sobre cómo podía haber entrado aquel individuo en la cámara sellada. Por su parte, Louise estaba sumida en sus pensamientos sobre el detector de neutrinos destrozado… y lo que eso iba a influir en la financiación de su investigación. El aire les daba en la cara durante todo el camino: ventiladores gigantescos insuflaban constantemente atmósfera de la superficie.

Finalmente, llegaron al ascensor. Reuben había ordenado que dejaran allí estacionada la cabina, en el nivel de seis mil ochocientos pies (la rotulación de la mina era anterior al cambio canadiense al sistema métrico decimal). Todavía les estaba esperando, sin duda para mortificación de los mineros que querían bajar o subir.

Entraron en la cabina y Reuben activó repetidamente el comunicador que permitiría que el operario de la superficie supiera que era el momento de empezar a subir. El ascensor se puso en movimiento. La cabina no tenía luces internas, y Reuben, Louise y Paul habían apagado las lámparas de sus cascos para no cegarse unos a otros con el resplandor. La única iluminación procedía de los destellos de los apliques en los túneles que pasaban cada doscientos pies, visibles a través de la parte delantera descubierta de la cabina. Sumida en la extraña luz parpadeante, Louise veía atisbos intermitentes de los rasgos angulosos y los ojos hundidos del desconocido.

Mientras subían más y más, Louise notó que los oídos le zumbaban varias veces. Pronto pasaron el nivel de los cuatro mil seiscientos pies, el favorito de Louise. Inco cultivaba árboles allí para reforestar proyectos alrededor de Sudbury. La temperatura se mantenía a unos veinte grados constantes; la luz artificial añadida lo convertía en un invernadero fabuloso.

Por la cabeza de Louise pasaron pensamientos desquiciados, extrañas ideas de Expediente X sobre cómo había podido entrar el hombre en la esfera con la trampilla cerrada. Pero se los guardó para sí: si Paul y Reuben tenían ideas similares, se sentían también demasiado cortados para expresarlas en voz alta. Tenía que haber una explicación racional, se dijo Louise. Tenía que haberla.

La cabina continuó su largo ascenso, y el hombre pareció recuperarse. Sus extrañas ropas estaban todavía algo húmedas, aunque el aire que soplaba en los túneles las había secado bastante. Trató de escurrirse la camisa y unas cuantas gotas cayeron sobre el suelo metálico pintado de amarillo de la cabina del ascensor. Entonces usó su enorme mano para apartarse el pelo mojado de la frente y revelar, para sorpresa de Louise (jadeó, aunque el sonido seguramente fue inaudible con los chasquidos de la cabina) un prodigioso arco ciliar sobre cada ojo, como una versión aplastada del logo de McDonald's.

Por fin el ascensor se detuvo con un estremecimiento. Paul, Louise, el doctor Montego y el desconocido desembarcaron, dejando atrás a un pequeño grupo de mineros perplejos e irritados que estaban esperando para bajar. Los cuatro subieron la rampa que conducía a la sala grande donde los trabajadores colgaban cada día su ropa de calle y se ponían el mono. Dos enfermeros de la ambulancia estaban esperando.

—Soy Reuben Montego, el médico de la mina. Este hombre casi se ahoga y ha sufrido un trauma craneal…

Los dos enfermeros y el doctor continuaron discutiendo sobre el estado del hombre mientras lo sacaban del edificio al caluroso día de verano.

Paul y Louise los siguieron, vieron cómo el doctor, el herido y los enfermeros subían a la ambulancia y se perdían por el camino de grava. —¿Y ahora qué? —dijo Paul.

Louise frunció el ceño.

—Tengo que llamar a la doctora Mah —respondió. Bonnie Jean Mah era la directora del ONS. Su despacho estaba en la Universidad de Carleton en Ottawa, a casi quinientos kilómetros de distancia. Rara vez se la veía en el Observatorio: las operaciones del día a día quedaban en manos de los posdoctorados y los estudiantes graduados, como Louise y Paul.

Читать дальше

Похожие книги на «Homínidos»

Представляем Вашему вниманию похожие книги на «Homínidos» списком для выбора. Мы отобрали схожую по названию и смыслу литературу в надежде предоставить читателям больше вариантов отыскать новые, интересные, ещё не прочитанные произведения.


Robert Sawyer: Humanos
Humanos
Robert Sawyer
Robert Sawyer: Hibridos
Hibridos
Robert Sawyer
Vernor Vinge: La guerra de la paz
La guerra de la paz
Vernor Vinge
Robert Sawyer: Recuerdos del futuro
Recuerdos del futuro
Robert Sawyer
Carlos Castaneda: El Arte De Ensoñar
El Arte De Ensoñar
Carlos Castaneda
Отзывы о книге «Homínidos»

Обсуждение, отзывы о книге «Homínidos» и просто собственные мнения читателей. Оставьте ваши комментарии, напишите, что Вы думаете о произведении, его смысле или главных героях. Укажите что конкретно понравилось, а что нет, и почему Вы так считаете.