Orson Card: La llamada de la Tierra

Здесь есть возможность читать онлайн «Orson Card: La llamada de la Tierra» весь текст электронной книги совершенно бесплатно (целиком полную версию). В некоторых случаях присутствует краткое содержание. Город: Madrid, год выпуска: 2002, ISBN: 84-663-0567-X, издательство: Suma de Letras, категория: Фантастика и фэнтези / на испанском языке. Описание произведения, (предисловие) а так же отзывы посетителей доступны на портале. Библиотека «Либ Кат» — LibCat.ru создана для любителей полистать хорошую книжку и предлагает широкий выбор жанров:

любовные романы фантастика и фэнтези приключения детективы и триллеры эротика документальные научные юмористические анекдоты о бизнесе проза детские сказки о религиии новинки православные старинные про компьютеры программирование на английском домоводство поэзия

Выбрав категорию по душе Вы сможете найти действительно стоящие книги и насладиться погружением в мир воображения, прочувствовать переживания героев или узнать для себя что-то новое, совершить внутреннее открытие. Подробная информация для ознакомления по текущему запросу представлена ниже:

Orson Card La llamada de la Tierra
  • Название:
    La llamada de la Tierra
  • Автор:
  • Издательство:
    Suma de Letras
  • Жанр:
    Фантастика и фэнтези / на испанском языке
  • Год:
    2002
  • Город:
    Madrid
  • Язык:
    Испанский
  • ISBN:
    84-663-0567-X
  • Рейтинг книги:
    3 / 5
  • Ваша оценка:
    • 60
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
  • Избранное:
    Добавить книгу в закладки

La llamada de la Tierra: краткое содержание, описание и аннотация

Предлагаем к чтению аннотацию, описание, краткое содержание или предисловие (зависит от того, что написал сам автор книги «La llamada de la Tierra»). Если вы не нашли необходимую информацию о книге — напишите в комментариях, мы постараемся отыскать её.

Desde hace cuarenta millones de años, la colonia humana del planeta Armonía ha sido gobernada por un poderoso ordenador conocido como Alma Suprema, que es venerado casi como un dios. Su misión ha sido mantener alejado al hombre de la capacidad destructiva que le obligó a abandonar la Tierra. Pero su influencia ha ido menguando con el tiempo y ahora un general rebelde, Moozh, se atreve incluso a utilizar tecnologías prohibidas. Nafai, un habitante de la ciudad de Basílica, es designado por Alma Suprema para salvar al planeta de la catástrofe y preparar en secreto un viaje, quizá imposible, de regreso a la Tierra. El general Moozh, del ejército de los gorayni, tiene unas ansias implacables de conquistar territorios y muchos han sido sus esfuerzos para ganarse una buena reputación. Pero, sus verdaderos motivos son más oscuros, pues pretende traicionar al imperátor, la máxima autoridad de los gorayni, porque éste conquistó, humilló y erradicó su pueblo y quiere venganza. Pese a que Alma Suprema le hace olvidarse de muchos de sus planes, está consiguiendo que cada vez sea vea menos influido por su poder de persuasión, lo que le convierte en un gran peligro para la paz. Además, ha conseguido una valiosa información sobre la ciudad de Basílica: ésta se encuentra indefensa y desconcertada tras la muerte del tirano que pretendía dominarlo. Así que elabora un ambicioso plan para tomar la ciudad con mil hombres y sin tener que usar la fuerza. Por otro lado, Nafai y sus hermanos, que se encontraban exiliados en el desierto junto a su padre, reciben un sueño de Alma Suprema que les insta a volver a Basílica para desposar a sus amadas, regresar al desierto con ellas y crear así una pequeña colonia de elegidos en la casi imposible misión de llegar al planeta Tierra. Pero lo que de por sí ya no es una tarea fácil, es cada vez más complicado y peligroso, pues Nafai es buscado por asesinato, la ciudad ha sido tomada por Moozh y sus hermanos, codiciosos y llenos de ira porque Nafai tiene revelaciones, ansían la mínima oportunidad para acabar con su vida.

Orson Card: другие книги автора


Кто написал La llamada de la Tierra? Узнайте фамилию, как зовут автора книги и список всех его произведений по сериям.

La llamada de la Tierra — читать онлайн бесплатно полную книгу (весь текст) целиком

Ниже представлен текст книги, разбитый по страницам. Система автоматического сохранения места последней прочитанной страницы, позволяет с удобством читать онлайн бесплатно книгу «La llamada de la Tierra», без необходимости каждый раз заново искать на чём Вы остановились. Не бойтесь закрыть страницу, как только Вы зайдёте на неё снова — увидите то же место, на котором закончили чтение.

Orson Scott Card

La llamada de la Tierra

NOTA SOBRE PARENTESCOS

Dadas las costumbres matrimoniales de la ciudad de Basílica, las relaciones familiares pueden ser complejas. Tal vez estos gráficos contribuyan a aclarar las cosas. Los nombres femeninos están en cursiva.


FAMILIA DE WETCHIK

Volemak, el Wetchik

(de Hosní) Elemak

(de Kilvishevex) Mebbekew

(de Rasa) Issib y Nafai


FAMILIA DE RASA

Rasa

(de Wetchik) Issib

(de Gaballufix) Sevet y Kokor

(de Wetchik, segundo contrato) Nafai


SOBRINAS DE RASA

(sus mejores estudiantes, «adoptadas» en una relación permanente de mecenazgo)

Shedemei, Dol, Eiadh y, Hushidh y Luet (hermanas)


FAMILIA DE HOSNI

Hosni

(de Zdedhnoi) Gaballufix (de Rasa) Sevet (compañera de Vas) y Kokor (compañera de Obring)

(otros) Psugal, Azhy Okhai

(de Wetchik) Elemak

APODOS

La mayoría de los nombres tienen diminutivos o formas familiares. Por ejemplo, los allegados e íntimos de Gaballufix pueden llamarlo Gabya. Aquí se enumeran otros apodos. (De nuevo, puesto que estos nombres no resultan familiares, transcribimos en cursiva los nombres femeninos):

Dhelembuvex — Dhel

Dol — Dolya

Drotik — Dorya

Eiadb — Edhya

Elemak — Elya

Hosni — Hosya

Hushidh — Shuya

Issib — Issya

Kokor — Koya

Luet — Lutya

Mebbekew — Meb

Nafai — Nyef

Obring — Briya

Rasa — (sin diminutivo)

Rashgallivak — Rash

Roptat — Rop

Sevet — Sevya

Shedemei — Shedya

Truzhnisha — Truzhya

Vas — Vasya

Volemak —Volya

Wetchik — (sin diminutivo; título familiar de los Volemak)

Zdorab — Zodya

PRÓLOGO

El ordenador maestro del planeta Armonía no estaba diseñado para intervenir de forma tan directa en los asuntos humanos. Estaba profundamente perturbado por haber inducido al joven Nafai a asesinar a Gaballufix. Pero el ordenador maestro no podía regresar a la Tierra sin el índice, y Nafai no habría podido obtener el índice sin matar a Gaballufix. No había alternativa.

¿O sí la había? Soy viejo, se dijo el ordenador maestro. Tengo cuarenta millones de años, y no soy una máquina diseñada para durar tanto tiempo. ¿Cómo puedo saber si mi juicio es atinado? Mi juicio causó la muerte de un hombre, y al joven Nafai le remuerde la conciencia por el acto que le induje a cometer. Todo ello con el propósito de llevar el índice de vuelta a Zvezdakroog, para que yo pudiera regresar a la Tierra.

Ojalá pudiera hablar con el Guardián de la Tierra. Ojalá el Guardián me dijera qué hacer. Entonces podría actuar sin aprensiones. Entonces no dudaría de cada uno de mis actos, no me preguntaría si las decisiones que tomo son fruto de mi decadencia.

El ordenador maestro necesitaba hablar con el Guardián, pero no podía hablar con el Guardián sin regresar a la Tierra. Era un frustrante círculo vicioso. El ordenador maestro no podía actuar sabiamente sin la ayuda del Guardián, pero tenía que actuar sabiamente para llegar al Guardián.

—¿Y ahora qué? ¿Ahora qué? Necesito sabiduría, pero ¿quién me guiará? Tengo conocimientos mucho más vastos que cualquier humano, pero sólo puedo buscar consejo en las mentes humanas.

¿Le bastarían las mentes humanas? Ningún ordenador poseía la genial anti-organización del cerebro humano. Los humanos tomaban asombros as decisiones basadas en datos fragmentarios, porque su cerebro los recombinaba de modos extraños y certeros. Sin duda era posible hallar en ellos alguna sabiduría.

Y aunque no fuera así, valía la pena intentarlo.

El ordenador maestro utilizó sus satélites para proyectar imágenes en la mente de los humanos más receptivos a sus transmisiones. Las imágenes que proyectaba el ordenador maestro comenzaron a introducirse en la memoria de esos humanos, obligando a sus mentes a afrontarlas, a concatenarlas, a infundirles sentido. A crear con las imágenes esos extraños y vigorosos relatos que ellos llamaban sueños. Tal vez en los siguientes días, en las siguientes semanas, aflorase en sus sueños alguna asociación o intuición que permitiera al ordenador maestro seleccionar a los mejores del planeta Armonía para llevarlos a su hogar, la Tierra.

Durante años los he guiado y enseñado, los he modelado y protegido. Ahora, al final de mi vida, ¿están preparados para guiarme y enseñarme, para modelarme y protegerme? Es improbable. Tan improbable que quizá deba decidir por mi cuenta. Y cuando decida, sin duda me equivocaré. Tal vez no deba actuar. Tal vez no deba actuar en absoluto. No lo haré. Pero debo hacerlo.

Espera.

Espera.

Una vez más, espera…

1. TRAICIÓN

EL SUEÑO DEL GENERAL

El general Vozmuzhalnoy Vozmozhno despertó sudando y gimiendo. Abrió los ojos, extendió la mano agarrotada. Otra mano se la cogió, se la sostuvo.

Una mano de hombre. Era el general Plodorodnuy. Su lugarteniente de confianza. Su amigo más querido. Su corazón más entrañable.

—Estabas soñando, Moozh. —Sólo Plod se atrevía a usar ese apodo delante de él.

—Sí, estaba soñando. —Vozmuzhalnoy, Moozh, tiritó al recordar—. Vaya sueño.

—¿Era portentoso?

—Espantoso.

—Cuéntame. Algo entiendo de sueños.

—Sí, lo sé, como algo entiendes de mujeres. Cuando terminas con ellas, dicen lo que tú quieres.

Plod rió, pero aguardó. Moozh ignoraba por qué era reacio a contarle ese sueño a Plod. Le había contado muchos otros.

—Pues bien, he aquí mi sueño. Vi a un hombre de pie en un claro, alrededor de él volaban criaturas horribles… no eran aves, pues tenían pelaje, y eran mucho más grandes que los murciélagos. Volaban en círculos, y descendían para tocarlo. El hombre se quedaba quieto. Y cuando lo hubieron tocado, todas se elevaron, salvo una, que se le posó en el hombro.

—Ah —dijo Plod.

—No he concluido. De inmediato salieron ratas gigantes de unos hoyos que había en el suelo. Tenían un metro de largo y la mitad de la altura de un hombre. Y una por una, todas fueron tocándolo.

—¿Cómo? ¿Con los dientes? ¿Con las garras?

—Y los hocicos. Lo tocaban, no sé nada más. No me distraigas.

—Perdón.

—Cuando todas lo hubieron tocado, se marcharon.

—Excepto una.

—Sí. Se le aferró a la pierna. Ya vas captando la idea.

—¿Qué sucedió luego?

Moozh tiritó. Había sido lo más espantoso, pero no comprendía por qué.

Читать дальше

Похожие книги на «La llamada de la Tierra»

Представляем Вашему вниманию похожие книги на «La llamada de la Tierra» списком для выбора. Мы отобрали схожую по названию и смыслу литературу в надежде предоставить читателям больше вариантов отыскать новые, интересные, ещё не прочитанные произведения.


Отзывы о книге «La llamada de la Tierra»

Обсуждение, отзывы о книге «La llamada de la Tierra» и просто собственные мнения читателей. Оставьте ваши комментарии, напишите, что Вы думаете о произведении, его смысле или главных героях. Укажите что конкретно понравилось, а что нет, и почему Вы так считаете.