Orson Card: Las naves de la Tierra

Здесь есть возможность читать онлайн «Orson Card: Las naves de la Tierra» весь текст электронной книги совершенно бесплатно (целиком полную версию). В некоторых случаях присутствует краткое содержание. Город: Barcelona, год выпуска: 1995, ISBN: 84-406-5579-7, издательство: Ediciones B, категория: Фантастика и фэнтези / на испанском языке. Описание произведения, (предисловие) а так же отзывы посетителей доступны на портале. Библиотека «Либ Кат» — LibCat.ru создана для любителей полистать хорошую книжку и предлагает широкий выбор жанров:

любовные романы фантастика и фэнтези приключения детективы и триллеры эротика документальные научные юмористические анекдоты о бизнесе проза детские сказки о религиии новинки православные старинные про компьютеры программирование на английском домоводство поэзия

Выбрав категорию по душе Вы сможете найти действительно стоящие книги и насладиться погружением в мир воображения, прочувствовать переживания героев или узнать для себя что-то новое, совершить внутреннее открытие. Подробная информация для ознакомления по текущему запросу представлена ниже:

Orson Card Las naves de la Tierra
  • Название:
    Las naves de la Tierra
  • Автор:
  • Издательство:
    Ediciones B
  • Жанр:
    Фантастика и фэнтези / на испанском языке
  • Год:
    1995
  • Город:
    Barcelona
  • Язык:
    Испанский
  • ISBN:
    84-406-5579-7
  • Рейтинг книги:
    4 / 5
  • Ваша оценка:
    • 80
    • 1
    • 2
    • 3
    • 4
    • 5
  • Избранное:
    Добавить книгу в закладки

Las naves de la Tierra: краткое содержание, описание и аннотация

Предлагаем к чтению аннотацию, описание, краткое содержание или предисловие (зависит от того, что написал сам автор книги «Las naves de la Tierra»). Если вы не нашли необходимую информацию о книге — напишите в комментариях, мы постараемся отыскать её.

El planeta Armonía, colonizado por humanos hace casi cuarenta millones de años, ha estado siempre bajo el cuidado de una inteligencia artificial: el Alma Suprema, el ordenador que todo lo sabe y todo lo protege. Pero el Alma Suprema ha envejecido y está debil. Debe volver a la lejana Tierra para recabar la ayuda del Guardián. Nafai y su familia, los elegidos del Alma Suprema, deben afrontar una larga travesía por el desierto y dirigirse, aun sin saberlo, hacia el viejo puerto espacial de Armonía que, tras cuarenta millones de años, espera, en silencio y abandonado, la orden que ha de lanzar de nuevo las viejas naves interestelares hacia su largo retorno a la Tierra. Pero no todos los expedicionarios han elegido o aceptado su exilio ni los designios del Alma Suprema. Los odios, las rivalidades y las luchas por el liderazgo hacen todavía más arduo un viaje ya de por si difícil. De nuevo Card se muestra como un maestro en la comprensión de la psicología de las personas y nos ofrece, como ya hiciera en El Juego de Ender, un interesante retrato del ser humano y de sus motivaciones. La lucha por el dominio de un pequeño grupo, los puntos de los diversos sexos, el difícil paso del matriarcado de Basílica a un patriarcado justificado por la dureza de la vida nómada son, en manos de Orson Scott Card, elementos más que suficientes para hacer de libro una narración que se recuerda con satisfacción y agradecimiento.

Orson Card: другие книги автора


Кто написал Las naves de la Tierra? Узнайте фамилию, как зовут автора книги и список всех его произведений по сериям.

Las naves de la Tierra — читать онлайн бесплатно полную книгу (весь текст) целиком

Ниже представлен текст книги, разбитый по страницам. Система автоматического сохранения места последней прочитанной страницы, позволяет с удобством читать онлайн бесплатно книгу «Las naves de la Tierra», без необходимости каждый раз заново искать на чём Вы остановились. Не бойтесь закрыть страницу, как только Вы зайдёте на неё снова — увидите то же место, на котором закончили чтение.

Orson Scott Card

Las naves de la Tierra

NOTA SOBRE PARENTESCOS

Dadas las costumbres matrimoniales de la ciudad de Basílica, las relaciones familiares pueden ser complejas. Tal vez estos gráficos contribuyan a aclarar las cosas. Los nombres femeninos están en cursiva.


FAMILIA DE WETCHIK:

Volemak, el Wetchik

(de Hosní) Elemak

(de Kilvishevex) Mebbekew

(de Rasa) Issib y Nafai


FAMILIA DE RASA:

Rasa

(de Wetchik) Issib

(de Gaballufix) Sevet y Kokor

(de Wetchik, segundo contrato) Nafai


SOBRINAS DE RASA:

(sus mejores estudiantes, «adoptadas» en una relación permanente de mecenazgo)

Shedemei, Dol, Eiadh y, Hushidh y Luet (hermanas)


FAMILIA DE HOSNI:

Hosni

(de Zdedhnoi) Gaballufix (de Rasa) Sevet (compañera de Vas) y Kokor (compañera de Obring)

(otros) Psugal, Azhy Okhai

(de Wetchik) Elemak

APODOS

La mayoría de los nombres tienen diminutivos o formas familiares. Por ejemplo, los allegados e íntimos de Gaballufix pueden llamarlo Gabya. Aquí se enumeran otros apodos. (De nuevo, puesto que estos nombres no resultan familiares, transcribimos en cursiva los nombres femeninos):

Dhelembuvex — Dhel

Dol — Dolya

Drotik — Dorya

Eiadb — Edhya

Elemak — Elya

Hosni — Hosya

Hushidh— Shuya

Issib — Issya

Kokor — Koya

Luet — Lutya

Mebbekew — Meb

Nafai — Nyef

Obring — Briya

Rasa — (sin diminutivo)

Rashgallivak — Rash

Roptat — Rop

Sevet — Sevya

Shedemei — Shedya

Truzhnisha — Truzhya

Vas — Vasya

Volemak —Volya

Wetchik — (sin diminutivo; título familiar de los Volemak)

Zdorab — Zodya

PROLOGO

El ordenador maestro del planeta Armonía estaba al fin lleno de esperanzas. Los seres humanos que había escogido se habían reunido fuera de la ciudad de Basílica. Ahora emprendían el primero de dos viajes. Éste los llevaría a través del desierto, a través del Valle de los Fuegos, hasta el extremo meridional de la isla antiguamente llamada Vusadka, a un sitio que ningún ser humano había hollado en cuarenta millones de años. El segundo viaje los llevaría desde ese lugar, a través de millones de años luz, hasta el planeta donde había nacido la especie humana, la Tierra, abandonado cuarenta millones de años atrás y ahora preparado para el retorno de los seres humanos.

No cualquier ser humano. Estos seres humanos. Los que habían nacido, al cabo de un millón de generaciones de evolución guiada, con mayor capacidad para comunicarse con el ordenador maestro, mente a mente, memoria a memoria. Sin embargo, al alentar a los poseedores de este poder a aparearse y perfeccionarlo en su progenie, el ordenador maestro no había intentado escoger a los más bondadosos u obedientes, ni siquiera a los más inteligentes o habilidosos. Eso no figuraba dentro del alcance de su programa. La gente podía ser más o menos difícil, más o menos peligrosa, más o menos útil, pero el ordenador maestro no estaba programado para evidenciar preferencia por la decencia o el ingenio.

Los primeros colonos del planeta Armonía habían instalado el ordenador maestro con un solo propósito: preservar la especie humana, impidiéndole el acceso a tecnologías que permitirían que las guerras y los imperios se expandieran en una magnitud que les permitiera destruir la capacidad de un planeta para albergar vida humana, como había sucedido en la Tierra. Mientras los hombres sólo pudieran luchar con armas de mano y sólo pudieran viajar a caballo, el mundo duraría, y sus habitantes humanos serían libres de optar por el bien o por el mal.

Desde esa programación original, sin embargo, la influencia del ordenador maestro sobre la humanidad se había atenuado. Algunas personas se comunicaban con el ordenador maestro con una claridad inaudita pero otras mantenían un contacto muy débil. En consecuencia, nuevas armas y nuevos sistemas de transporte estaban apareciendo en el mundo, y aunque faltaran miles o decenas de miles de años para el final, ese final llegaría. Y el ordenador maestro de Armonía ignoraba cómo revertir el proceso.

Era urgente, pues, intentar el retorno a la Tierra, donde el Guardián de la Tierra podría introducir una nueva programación. Pero en los últimos meses el ordenador maestro y algunos de sus aliados humanos descubrieron que el Guardián de la Tierra ya estaba introduciendo algunos cambios.

Varias personas habían tenido nítidos y vigorosos sueños acerca de criaturas que nunca habían existido en Armonía, y el ordenador maestro descubrió sutiles modificaciones en su propia programación. Parecía imposible que el Guardián de la Tierra ejerciera su influencia a tanta distancia, pero esa entidad que cuarenta millones de años atrás había despachado las naves de los refugiados originales era la única fuente imaginable de esos cambios.

El ordenador maestro ignoraba cómo o por qué el Guardián de la Tierra actuaba de este modo. Sólo sabía que esos cuarenta millones de años habían afectado sus sistemas, y necesitaba reparaciones. Sólo sabía que el ordenador maestro de Armonía trataría de proveer lo que el Guardián de la Tierra le pidiera. Ahora le pedía que un grupo de seres humanos volviera a colonizar la Tierra.

Así sucedió que el ordenador maestro escogió a dieciséis habitantes de Basílica. Muchos eran parientes, todos tenían una inusitada capacidad para comunicarse con el ordenador maestro. Sin embargo, no todos tenían demasiadas luces, ni todos eran bondadosos ni dignos de confianza. Muchos de ellos sentían odio o rencor hacia los demás, y aunque algunos estaban consagrados a la causa del ordenador maestro, otros estaban igualmente consagrados a frustrar sus propósitos. La empresa podía fracasar en cualquier momento si predominaban los impulsos más oscuros de los humanos. La civilización siempre era frágil, aun cuando poderosas fuerzas sociales inhibían las pasiones individuales; ahora, aislados del resto del mundo, ¿lograrían forjar una nueva sociedad, más pequeña y armoniosa? ¿O la expedición sería destruida desde el principio?

El ordenador maestro tenía que planear y actuar como si la expedición fuera a sobrevivir, a tener éxito. En cierto lugar desencadenó una secuencia de hechos. Máquinas que habían guardado silencio durante largo tiempo empezaron a zumbar. Robots que habían permanecido en éxtasis despertaron y se pusieron a trabajar, buscando máquinas que necesitaban reparaciones. Habían aguardado mucho tiempo, y ni siquiera en un campo de éxtasis podían durar para siempre.

Se necesitarían varios años para determinar cuánto trabajo se requería, y cómo realizarlo. Pero no había prisa. Si el viaje llevaba tiempo, tal vez la gente pudiera aprovechar ese tiempo para conciliarse. No había prisa, o al menos, ninguna prisa que pudiera ser detectable para los seres humanos. Para el ordenador maestro, realizar una tarea en diez años era un ritmo acelerado, mientras que para los humanos resultaría insoportablemente largo. Pues aunque el ordenador maestro podía detectar el paso de los milisegundos, poseía recuerdos de cuarenta millones de años de vida en Armonía, y en esa escala, comparada con la longevidad humana normal, diez años era un período tan breve como cinco minutos.

Читать дальше

Похожие книги на «Las naves de la Tierra»

Представляем Вашему вниманию похожие книги на «Las naves de la Tierra» списком для выбора. Мы отобрали схожую по названию и смыслу литературу в надежде предоставить читателям больше вариантов отыскать новые, интересные, ещё не прочитанные произведения.


Отзывы о книге «Las naves de la Tierra»

Обсуждение, отзывы о книге «Las naves de la Tierra» и просто собственные мнения читателей. Оставьте ваши комментарии, напишите, что Вы думаете о произведении, его смысле или главных героях. Укажите что конкретно понравилось, а что нет, и почему Вы так считаете.